Construcción

El consumo de cemento se acerca a niveles previos a la pandemia tras el mejor junio desde 2011

La demanda en el primer semestre sube un 17,3% respecto a 2020 y está un 1,4% por debajo de la primera mitad de 2019

Planta cementera.
Planta cementera.

El indicador adelantado que supone el consumo de cemento habla de reactivación en el sector de la construcción. La demanda doméstica se ha disparado un 17,3% en la primera mitad del año, hasta alcanzar las 7.309.916 toneladas, según datos de la patronal Oficemen confrontados con los del primer semestre de 2020. Antes de la pandemia, el consumo de este material básico estuvo un 1,4% por encima del actual nivel en el primer semestre de 2019.

Además de estos síntomas de recuperación sobre volúmenes que el sector apreciaba como bajos antes de la crisis, el mes de junio invita a cierto optimismo entre las cementeras. El alza en el consumo nacional fue del 4,7% respeto al mismo mes de 2020 y del 9,3% si se compara con junio de 2019.

No se recuerda un mes de junio similar desde 2011, cuando la obra civil y la edificación perdieron la inercia con la que habían entrado en la anterior crisis financiera. En el mes que cerró el semestre la demanda ha sido de 1,39 millones de toneladas

El alza en el consumo nacional en junio fue del 4,7% respeto al mismo mes de 2020 y del 9,3% si se compara con junio de 2019

Desde Oficemen se ha anticipado esta mañana que el cierre de 2021 podría producirse con mayores volúmenes de ventas de lo esperado en el inicio del ejercicio, aunque podría estar aún por debajo de las cifras de 2019, según ha apuntado su presidente, Víctor García Brosa.

En el capítulo de las exportaciones, en el semestre moderan ligeramente su ritmo de crecimiento al 36%, 2,3 puntos menos que en los cinco primeros meses. Al respecto, la patronal ha llamado la atención sobre la inflación y aumento de costes eléctricos y del precio de los derechos de emisión de CO2, lo que a su juicio va a incidir negativamente en la balanza comercial en cuanto se estabilicen los mercados internacionales.

Las ventas al exterior en el buen mes de junio crecieron un 23,5%, con 684.266 toneladas exportadas. Y en el semestre el volumen alcanza los 3,8 millones de toneladas. “Aunque celebramos la recuperación de las exportaciones, tras la caída por debajo de los seis millones en 2020, lo cierto es que, a nuestro juicio, la inestabilidad de los mercados internacionales por la incidencia de la pandemia continúa siendo el componente exógeno que marca esta evolución en positivo”, reseña García Brosa.

Normas
Entra en El País para participar