La SPAC de Bob Diamond pretende competir con su antiguo banco

La inversión del antiguo jefe de Barclays en Circle va dirigida contra las entidades financieras tradicionales, pero estas quizá no tengan motivos para preocuparse aún

La SPAC de Bob Diamond pretende competir con su antiguo banco

Fastidiar a los excompañeros es una forma de resarcirse, y es a lo que aspira Bob Diamond. El vehículo de inversión de cheque en blanco del antiguo jefe de Barclays va a fusionarse con el operador de monedas digitales Circle, cuyos productos basados en blockchain podrían algún día constituir una amenaza para el negocio principal de los grandes bancos. Pero su valor de empresa de 4.500 millones de dólares se basa en tasas de crecimiento sorprendentes, y no sería extraño que los reguladores reventaran la fiesta.

Circle y Concord Acquisition, la SPAC valorada en 276 millones de dólares que preside Diamond, anunciaron el acuerdo el pasado jueves. Circle, con sede en Boston, empezará a cotizar tras su fusión con la SPAC, además de recibir 415 millones de dólares de inversores institucionales como el fondo de cobertura Marshall Wace.

Circle aspira a usurpar las funciones de los bancos tradicionales con su oferta de servicios de financiación y pagos rápida y barata, garantizados con blockchain. La empresa también quiere hacer algo equivalente para bonos y acciones de empresas, de forma que que los clientes puedan obtener dinero de los inversores sin tener que pagar las sustanciosas comisiones los bancos.

Aún queda un largo camino por delante. La empresa apenas tenía 1.421 cuentas abiertas a finales de junio. Su objetivo de ingresos de 115 millones de dólares en 2021 supone un asombroso múltiplo de 39 veces el valor de empresa/ventas. El múltiplo cae hasta unas 5 veces, que es un objetivo mucho más razonable, si tenemos en cuenta los ingresos proyectados de Circle en 2023, que se sitúan en 886 millones de dólares. Esto a su vez exigiría que se alcanzase un desorbitado 177% como tasa de crecimiento anual compuesto.

Si eso no es suficiente como reto, los Gobiernos y los vigilantes de los mercados aún le pueden complicar la vida a Circle. Por otro lado, las monedas digitales emitidas por bancos centrales podrían ofrecer pagos igualmente baratos con un riesgo mínimo. La inversión de Diamond en Circle va dirigida contra los bancos, pero estos quizá no tengan motivos para preocuparse aún.