¡Larga vida a las redes de pesca abandonadas!

Abanca rescata los aperos de los pescadores en desuso para campos deportivos

¡Larga vida a las redes de pesca abandonadas!

Del fondo del mar a las canchas deportivas. ¿Quién dijo que las redes de pesca solo servían para apresar peces? Allí donde quedó atrapada una langosta, un besugo o una merluza, quedará atrapado un balón de fútbol, de balonmano u otro de baloncesto.

ABANCA acaba de lanzar una iniciativa para dar una segunda vida a las redes de pesca abandonadas y transformarlas en material de uso para las canchas deportivas como mallas para las porterías de fútbol, balonmano, hockey sobre patines o cestas de baloncesto.

Redeiras artesanas de las localidades de Corme y Malpica serán las encargadas de transforman estas redes residuales en material para utilizar en porterías y otros elementos deportivos.

María García y Susana Ortiz durante la presentación del proyecto.
María García y Susana Ortiz durante la presentación del proyecto.

El proyecto Redes Vivas forma parte de la línea de acción ambiental del plan de sostenibilidad del banco, que se desarrolla bajo el sello Sentir Planeta ABANCA y abarca todo el proceso de recuperación de las artes de pesca, desde su reciclaje hasta su colocación en canchas y campos deportivos de clubes patrocinados por la entidad financiera en el marco de su programa ABANCA Deporte Base, una iniciativa que llega cada año a casi 20.000 deportistas de cerca de 1.700 equipos. Uno de ellos, el Club Balonmano Porriño, tanto femenino como masculino, será el primer beneficiario de la iniciativa.

Tres impactos positivos

La acción, Redes Vivas, tiene un impacto positivo en tres de las líneas estratégicas del banco: sostenibilidad, fomento de la economía local y apoyo al deporte base.

Sostenibilidad porque contribuye al cuidado del medio ambiente y fomenta la economía circular. Además, promociona la economía local y los sectores productivos, ya que aporta innovación y visibilidad a un oficio, el de las redeiras, tradicional y artesano, realizado mayoritariamente por mujeres. Y apoya al deporte, dotando de material a los clubes gallegos.

La directora de marketing de ABANCA, Susana Ortiz, explica que esta idea surgió como respuesta a la preocupación de la sociedad y del sector pesquero por el incremento exponencial de residuos en el mar. “Del conocimiento de nuestra unidad especializada ABANCA Mar y su estrecha relación con los colectivos del mar, junto con el contacto que tenemos con los clubes a través de nuestro programa de apoyo al deporte, surge esta colaboración con las redeiras de Malpica y Corme, que consiguen dar una nueva vida a estas artes de pesca en los campos”, resume Ortiz.

El cuidado del medio ambiente y la protección de la biodiversidad es una de las prioridades del Plan de Acción de Banca Responsable y Sostenible presentado por el banco el pasado mes de mayo. La entidad se ha marcado como objetivo alcanzar la neutralidad en carbono de su actividad en 2024 y las cero emisiones atribuibles a su cartera en 2050.

Viejas artes, nuevos usos

¡Larga vida a las redes de pesca abandonadas!

Los aparejos recuperados serán utilizados en seis disciplinas deportivas de las 34 que apoya el banco a través del programa ABANCA Deporte Base: fútbol, balonmano, fútbol sala, hockey patines, kayak polo y hockey hierba. Hasta el momento se han reciclado 1.384 kilos de redes extraídas de las costas, que se han transformado, gracias al trabajo de las redeiras, en 1.514 m2 de material deportivo. Las nuevas redes servirán para renovar 78 porterías de 39 clubes de las cuatro provincias gallegas.

Las redeiras artesanas de Malpica Carmen Villanueva y Ángeles Millé mostraron su satisfacción por poder colaborar con un proyecto de este tipo, que además de cuidar el entorno, permite aportar innovación y dar a conocer y visibilizar el trabajo que realizan.

Normas
Entra en El País para participar