La pandemia eleva los pagos con tarjeta pero rebaja su volumen por primera vez desde 2012

El abono medio se rebaja hasta rozar los 30 euros, la cifra más baja de la serie

El uso de cajeros cae un 20% y el monto retirado se desploma un 30%

Tarjetas en circulación Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La pandemia ha trastocado con fuerza los hábitos de consumo de los españoles y también, a tenor de los datos, el uso de los medios de pago a su disposición. El 2020 cierra como un año récord en el número de operaciones de abono con tarjetas, si bien el volumen total pagado con ellas desciende por primera vez desde el ejercicio 2012 en el marco del desplome del consumo generado por la crisis del Covid-19. En paralelo, las retiradas de efectivo en cajeros automáticos descendieron en un tercio. Así se deriva de los datos recopilados por el Banco de España, que anticipan una progresiva vuelta a la normalidad en el primer trimestre de 2021.

Así, de una parte, el número de operaciones de pago con tarjeta registradas en España continuó en 2020 la senda alcista que lleva arrastrando desde 2002, periodo en el que ha pasado de 991,6 a 4.737 millones de transacciones anuales. Con todo, el alza del año pasado, del 4,4%, rompe con cuatro ejercicios consecutivos de incrementos a doble dígito y es la más moderada desde 2013.

Las tarjetas, aun así, siguieron ganando terreno al pago en efectivo en un ejercicio marcado por el uso de la tecnología contactless (sin contacto) para evitar al máximo los riesgos de contagio del coronavirus. Pese a ello, el volumen total abonado con plásticos sufrió su primer descenso en ocho años, un retroceso del 0,49%, tras un lustro de crecimientos anuales cercanos al 10%. Los 160.551,6 millones de euros pagados con tarjeta en 2020 contrastan con los 161.343,3 millones de 2019, pero siguen superando los 147.431 millones de 2018.

Este mayor uso de las tarjetas pero por un volumen total menor arroja por tanto un descenso en la cuantía media por operación, que cae a 34 euros por abono, frente a los 36 de 2019. Se acelera así una tendencia preexistente en la que los españoles utilizan las tarjetas para afrontar pagos más reducidos cada vez, desde el entorno de los 50 euros por transacción que se registraba antes de la crisis financiera de 2008.

Esta evolución está estrechamente ligada también con la progresiva reducción de las comisiones que las entidades financieras cobran a los comercios por el uso de terminales de punto de venta (TPV) para el pago con tarjeta, que han pasado de una media del 1,02% en 2007 a un 0,35% en 2020.

En el primer trimestre de 2021, por su parte, el número de operaciones de pago con tarjeta aumentó un 15,18% anual, hasta 1.259 millones, mientas que el volumen total asociado recuperó la senda ascendente, sumando un 6,38%, hasta los 39.207 millones de euros. El abono medio descendió de esta forma a los 31 euros, la cifra más baja de la serie.

La otra cara de esta moneda está la retirada de efectivo de cajeros automáticos, que descendió un 31,25% en 2020, hasta los 624,6 millones de operaciones, frente a los 908 millones de 2019 (cuando la caída fue solo del 2,79%). Una contracción sin precedentes en un año marcado por el Gran Confinamiento y las importantes limitaciones a la actividad y la movilidad desplegadas para combatir la propagación del virus.

Los españoles, además, retiraron un 18,36% menos de dinero de los cajeros durante el ejercicio, 102.197 millones, frente a los 125.188 del año anterior.

Eso sí, los ciudadanos aprovecharon sus escasas visitas a los terminales bancarios para retirar cuantías más importantes: 164 euros de media por operación, frente a los 138 euros del año anterior. Otra tendencia que se acelera desde el entorno de los 100 euros por retirada que se registraba a comienzos de siglo.

En el arranque de 2021, la retirada media ascendía ya a 170 euros de media, después de que el número de operaciones retrocediese otro 20,4% anual (a 142 millones) y el volumen recogido se rebajara otro 8,13% (a 24.164 millones de euros).

Más allá de la pandemia, otro factor que incide en este comportamiento es la paulatina reducción del parque de cajeros automáticos en España, que ha pasado de 61.714 terminales en 2008 a 49.491 a cierre de 2020, año en que descendió un 2%. A cierre de marzo eran ya 48.766, tras ceder un 3%.

La buena salud del pago con plástico, sin embargo, ha ido multiplicando el número de TPV, que en 2020 avanzó un 6,77% y superó por primera vez los dos millones. A su vez, también el número de tarjetas en circulación batió récords el año pasado, superando los 86 millones, de los que 49 eran de débito y 37 de crédito. En este caso, además, tanto plásticos como terminales han arrancado 2021 con nuevos aumentos.

Normas
Entra en El País para participar