Tendencia sectorial

Los fondos de inversión disparan la gestión externalizada

Se recurre a firmas especializadas para administrar ciertos activos. Los fondos delegados mueven ya 1,7 billones de euros en Europa

Los fondos de inversión disparan la gestión externalizada pulsa en la foto

La industria de la inversión cambia a toda velocidad. Hace 10 años, los bancos y las aseguradoras tenían sus gestores, que administraban los fondos de inversión, y su fuerza comercial, para venderlos al público. Ahora, cada vez se centran más en esta segunda faceta, y delegan de una forma u otra la gestión de las inversiones a firmas especializadas, casi siempre extranjeras.

La casa de análisis instiHub Analytics calcula que ahora en la región de Europa, Oriente Medio y África (que es fundamentalmente Europa) el volumen de fondos delegados alcanza ya los 1,7 billones de euros, con una tasa de crecimiento anual en los últimos años cercana al 6%.

El lunes, el grupo Mediolanum anunció nuevos mandatos. En concreto, que asignaría 500 millones de euros de su estrategia multigestión a tres gestoras boutique (Pzena, Mondrian y Atlas Infrastructure). Furio Pietribiasi, consejero delegado de Mediolanum International Funds Limited, explica que “estos acuerdos se enmarcan dentro de nuestro objetivo de asignar al menos un tercio de todos nuestros activos de renta variable y renta fija gestionados externamente con boutiques, diseñando nuevas estrategias o invirtiendo en las existentes, mejorando la diversificación de nuestros clientes”.

Mediolanum, que cuenta con una importante presencia en España, es líder europeo en este tipo de mandatos delegados, al contar con más de 40.000 millones de euros donde ha externalizado la gestión.

Entre las gestoras españolas, quien está más avanzada en una fórmula similar es CaixaBank Asset Management, líder del sector. La firma optó hace dos años por generalizar sus contratos de gestión discrecional de carteras, bajo la gama Masters.

Bajo esta fórmula, el cliente da el mandato a CaixaBank para que invierta su dinero en una selección de fondos (de Bolsa europea, de renta fija a corto plazo, de deuda corporativa...). Los fondos en los que se invierten son de CaixaBank, pero están asesorados por grandes gestoras internacionales: JP Morgan da las recomendaciones para el fondo de Bolsa de Estados Unidos; Nomura, para el fondo de Bolsa japonesa; o Robeco, para la renta fija europea a corto plazo. Esta gama acumula ya cerca de 25.000 millones de euros.

Otra forma de externalización es con la utilización de fondos de fondos. Es decir, fondos de inversión que, a su vez, se dedican a invertir en otros fondos. Es el producto estrella de la firma Abante Asesores, y en Europa ya suman más de 600.000 millones de euros.

Andreas Pfunder, consejero delegado de instiHub Analytics, explica que esta tendencia seguirá creciendo cada vez con más fuerza. “Los actores más importantes y decisivos del mercado están estableciendo nuevas plataformas y soluciones. Estas actividades solo tienen sentido a gran escala, ya que así ofrecen opciones más rentables tanto para los distribuidores como para los propietarios de los activos”.

En España, una de las firmas que ha intentado buscar un hueco en este nicho creciente es la gestora Trea, ligada al grupo Mediolanum. La firma gestiona fondos de inversión de marca blanca para Cajamar: esta cooperativa de crédito los distribuye, pero es Trea quien gestiona.

Tres fórmulas para delegar la gestión

Delegación pura. Una gran gestora puede encomendar a un tercero que se encargue de gestionar uno de sus fondos, o una parte de su cartera. Es habitual que se busque a firmas muy especializadas en mercados concretos. Si un gran banco español quiere invertir parte del dinero de sus clientes de fondos en China, puede buscar un fondo de inversión especializado o, directamente, encargar a una entidad que se encargue de esa parte de sus carteras (ya sea un 5% o un 10%).

Fondos de fondos. Los fondos pueden invertir en acciones, bonos, derivados –contratos de futuros, swaps...–, pero también pueden invertir en otros fondos. Algunos, de hecho, destinan todo su patrimonio a invertir directamente en otros fondos.

Asesoramiento. En este caso no habría una delegación pura, pero la gestora puede pedir a un tercero (a otra gestora o a una sociedad de valores) que le dé recomendaciones de dónde invertir. La responsabilidad última de cumplimiento normativo recae en la propia gestora, no en el asesor.

Normas
Entra en El País para participar