Bebidas

Damm aspira a superar los 2.000 millones de facturación en 2025

El grupo cervecero ha presentado hoy su nuevo plan estratégico 2022-2025

Demetrio Carceller, presidente ejecutivo de Damm.
Demetrio Carceller, presidente ejecutivo de Damm.

Damm ya mira hacia la recuperación de su negocio tras un 2020 de dificultades, principalmente en su actividad cervecera, castigada por los cierres en la hostelería. La compañía catalana ha celebrado este martes su junta de accionistas, en la que se han aprobado los resultados del año pasado: un beneficio neto de 40,5 millones, un 66% menos, y unas ventas de 1.225 millones, que representa una caída del 11%.

Pero también ha aprovechado la cita para presentar su nuevo plan estratégico para el periodo 2022-2025, en el que el principal objetivo es superar los 2.000 millones de ingresos a su conclusión. Según ha explicado su presidente ejecutivo, Demetrio Carceller, una de las bases para ese crecimiento será el negocio internacional. Este supone ahora el 25% de sus ventas, unos 300 millones de euros, cifra que espera duplicar durante el plan centrando sus esfuerzos en incrementar su presencia en África, Asia y Latinoamérica. 

Otro punto será el refuerzo de su oferta de productos. Damm contempla "el desarrollo o adquisición de nuevas marcas que permitan a la compañía seguir haciendo crecer su portfolio de productos en distintas especialidades", dice la compañía en un comunicado, en el que pone como ejemplo la reciente adquisición del 50% de Cacaolat que estaba en manos de Cobega, con lo que ya controla el 100% de la marca de batidos. "Damm trabajará para aprovechar todas las sinergias que el grupo puede ofrecer para potenciar el crecimiento de Cacaolat y Letona tanto en el mercado nacional como en el extranjero", dice la empresa. 

Para la consecución de ese objetivo de superar los 2.000 millones en ingresos, Damm también plantea el incremento de la capacidad de producción en sus plantas. En 2020 finalizó los trabajos de ampliación de su fábrica de El Prat de Llobregat, en los que invirtió 63 millones y que le ha permitido mejorar su capacidad en un 45%, pasando a 7,2 millones de hectolitros. Damm también plantea la creación de un hub de innovación propio "para generar proyectos y soluciones disruptivas e innovadoras".

Demetrio Carceller ha explicado que el sector empieza a "observar los primeros signos del inicio de la recuperación", y se ha mostrado optimista sobre los resultados de la compañía de cara a la segunda mitad del año. "La progresiva desaparición de las restricciones a la hostelería, la recuperación de la movilidad nacional e internacional y la aceleración del programa de vacunación son, sin duda, las claves para que encaremos el verano con optimismo, previendo que la situación evolucione de una forma positiva durante los próximos meses”, ha dicho.

Sobre el nuevo plan estratégico, este ha valorado que promoverá “una aceleración del crecimiento sostenible a partir de una apuesta clara por ampliar el número de mercados en los que opera Damm, el refuerzo y posicionamiento de las marcas y productos de la compañía y un aumento de la eficiencia”.

Normas
Entra en El País para participar