La tecnología biométrica de Clear se salta la cola de las OPV

El repunte de los viajes puede justificar la valoración de su folleto, similar al múltiplo de McAfee, TripAdvisor o Peloton

Cola del check-in en el aeropuerto Detroit Metropolitan Wayne County (EE UU), el 12 de junio.
Cola del check-in en el aeropuerto Detroit Metropolitan Wayne County (EE UU), el 12 de junio. reuters

Los viajes fueron aplastados en 2020. Pero a Clear Secure, la empresa que utiliza tecnología biométrica para validar identidades y ayudar a la gente a saltarse la cola de seguridad de los aeropuertos, le fue bien. Ahora, la empresa con sede en Nueva York dirigida por su fundadora, Caryn Seidman-Becker, quiere recaudar 100 millones de dólares en Bolsa. Podría volar con una valoración de unos 2.000 millones de dólares.

El volumen de pasajeros en Estados Unidos se redujo un 60% en 2020 en comparación con el año anterior, según el borrador del folleto de la empresa. Pero más personas pagaron por la aplicación de Clear de autorización de seguridad sin contacto y sin fricción, normalmente 179 dólares al año. La empresa aumentó las inscripciones acumuladas en un 12% con respecto al año anterior, con más de 5 millones de personas utilizando 106 puntos de control en 38 aeropuertos. Los ingresos aumentaron una quinta parte, hasta los 231 millones de dólares.

Las perspectivas para los próximos meses parecen positivas. El miércoles, el número de personas que pasaron por los puntos de control de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, en inglés) de EE UU se cuadruplicó en comparación con el mismo día de 2020, aunque los niveles siguen siendo aproximadamente un tercio más bajos que en 2019. La rápida vuelta a los viajes está provocando una escasez de personal en la TSA, ha informado CBS News, lo que sugiere que los mayores tiempos de espera también pueden animar a los viajeros a agacharse bajo las cuerdas hasta los puestos de Clear.

Además, la empresa ha llegado recientemente a un acuerdo con la TSA para procesar las renovaciones del programa gubernamental de control previo y agrupar su producto, una iniciativa que se pondrá en marcha en la segunda mitad de este año. Los controles sanitarios, sobre todo para la vacunación contra el virus Covid-19, podrían estar pronto ligados a los vuelos o incluso a la entrada a eventos deportivos y de otro tipo, y Clear ve una oportunidad para sacar provecho de ambos.

Los inversores tienen que superar algunas dudas. Seidman-Becker y el cofundador Kenneth Cornick poseerán acciones con voto múltiple, lo que les dará el control de la Clear cotizada. El servicio es, además, un lujo, uno que podrían permitirse los viajeros de negocios. Es posible que los viajes corporativos tarden en volver a los niveles anteriores a la pandemia y que los que toman vuelos de placer no estén dispuestos a gastar dinero.

A 8 veces los ingresos de 2020, Clear podría valer unos 2.000 millones de dólares. Es difícil encontrar comparaciones perfectas, pero ese es también el múltiplo del valor de la empresa en relación con las ventas de la empresa de seguridad de internet McAfee, el portal de viajes TripAdvisor y el servicio de suscripción de entrenamiento de alta gama Peloton Interactive. Si ese es el tipo de valoración que fija la empresa, no es una mala manera de que los inversores se suban a bordo del repunte de los viajes.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías