Morosidad

La banca acelera la venta de cartera de deuda en previsión de más impagos

Las operaciones subirán este año a los 13.000 millones según KPMG

La titulización de carteras por parte de los compradores se reactiva

Cartera impagados banca Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La banca española ya se prepara para el escenario que quedará tras la pandemia. La reactivación de la economía traerá más negocio y previsiblemente también más impagados. Será el momento en que todas las vulnerabilidades afloren, una vez vencidos los mecanismos públicos que han ayudado a ir superando lo más duro de la crisis a particulares, autónomos y empresarios. Y en el que los bancos comenzarán a deshacerse con mayor intensidad de todos los créditos que hayan dado definitivamente por impagados.

La morosidad de momento está contenida y se mantiene en tasas del 4,5%, pero el sector bancario va a reactivar la venta de cartera de impagados, después del parón sufrido en 2020 y como forma con la que garantizar la limpieza de su balance ante el repunte de insolvencias que se espera, según señalan desde KPMG. “Ante el futuro incremento de la morosidad, los bancos van a ser muy activos en la venta de carteras de impagados”, afirma Carlos Rubí, socio de corporate finance responsable de esta área en la consultora.

Las primeras señales de intensificación de esta actividad ya se vieron en la parte final de 2020 y desde el tercer trimestre del pasado año se han registrado 23 transacciones de carteras de impagados. España es un mercado activo en este tipo de operaciones desde la pasada crisis, cuando la venta de carteras de morosos fue la fórmula inevitable con la que limpiar balance.

Desde 2012 se han realizado ventas de créditos impagados con un valor nominal de 140.000 millones de euros. Entre 2019 y 2020, el volumen alcanzado fue de 34.000 millones de euros, lejos del nivel medio superior a los 25.000 millones de euros por año que suele ser habitual, explica Rubí. “Este año la actividad de venta de estas carteras aún está en fase de despegue pero estimamos unos 13.000 millones de euros”, añade.

La banca realizó un importante esfuerzo en provisiones el año pasado con el estallido de la crisis, lo que permitirá plantear la venta de cartera morosa para más adelante asumir ya un determinado nivel de pérdida. “Están acelerando la limpieza de balance en previsión de lo que vendrá”, apunta Rubí. Por lo pronto, las operaciones de venta de impagados vistas hasta el momento se han centrado en créditos sin garantía real, en especial créditos al consumo y empresas, sin apenas actividad en hipotecas a particulares.

Las ventas de cartera de deuda no incluyen los créditos acogidos a las moratorias facilitadas por el Gobierno, ya que uno de los requisitos para acogerse es que no podían estar en situación de impago. Economía amplió en febrero otros nueve meses el periodo para beneficiarse del aplazamiento de principal e intereses para particulares, autónomos vulnerables y empresas de turismo y transporte. Pero pasado ese tiempo y el efecto de contención de impagos que han supuesto las moratorias, el sector cuenta con un incremento de las insolvencias.

La Autoridad Bancaria Europea calcula que el volumen de deuda en mora puede subir desde los 77.000 millones de euros del tercer trimestre de 2020 a una horquilla de entre 102.000 y 122.000 millones de euros en 2022. “En 2022 y 2023 esperamos más deuda impagada, aunque los nuevos créditos impagados no se venderían en carteras de deuda hasta 2024”, añade Rubí.

KPMG calcula que España se convertirá en el mercado más atractivo de la industria de créditos impagados de los próximos años. Los grandes fondos internacionales y de capital riesgo son los grandes compradores, con Cerberus e Intrum a la cabeza de las operaciones de los últimos años. Además, reflejo de la reactivación de la actividad y del apetito por el riesgo del mercado, algunos de estos compradores están titulizando esas carteras de impagados, como es el caso de KKR u Oaktree.

Sabadell, el principal vendedor

Limpieza de balance. La entidad que preside Josep Oliu ha sido la más activa en los últimos tiempos en la venta de cartera de créditos impagados. Entre 2019 y 2020 ha realizado operaciones por 6.400 millones de euros, seguida de BBVA, con 4.900 millones, y de Santander, con 3.900 millones de euros.

Sareb. Las ventas de impagados del banco malo han sido en los dos últimos años inferiores a las del resto de grandes bancos, con 2.100 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar