FP dual en hostelería, una credencial para el empleo estable

Virginia Luca de Tena dirige desde abril la Fundación Mahou San Miguel

Alumnos de Creamos Oportunidades, durante sus prácticas en un establecimiento, asesorados por un tutor.
Alumnos de Creamos Oportunidades, durante sus prácticas en un establecimiento, asesorados por un tutor.

La crisis sanitaria está propiciando un nuevo escenario económico y social y muchas organizaciones están aprovechando el poder transformador de este momento para impulsar un nuevo desarrollo económico, más sostenible y enfocado en las personas. Es el caso de Fundación Mahou San Miguel, que ha dedicado este tiempo a reformular su plan estratégico con el fin de dar respuesta a las nuevas necesidades que han surgido y alinearlo con la Agenda 2030. El nuevo plan estratégico, ya en marcha, está liderado por Virginia Luca de Tena, que es desde abril la nueva directora general de la Fundación Mahou San Miguel, y tiene una inversión para 2021 de 3 millones de euros.

El plan está estructurado en tres ejes principales, según explica la directora general: la educación y el empleo, la acción social y el voluntariado. En el eje de educación y empleo se han reformulado y creado nuevos programas para llegar a más jóvenes, que son los más castigados con la lacra del paro, con la base de la Formación Profesional dual. En concreto, este año van a formar en hostelería y turismo a más de 1.000 jóvenes, entre 18 y 30 años, en situación vulnerable, a través de tres grandes programas, enfocados en la formación, el talento y el empleo, a los que se destinará 1,4 millones de euros, que supone duplicar la inversión.

“Tenemos un programa que se llama Creamos Oportunidades en Hostelería y Turismo en el que venimos trabajando desde 2014 y uno de sus éxitos es el trabajo en red”, destaca la directora general de la fundación. Así, se trabaja con escuelas de hostelería, que son las que imparten la formación más técnica; con las entidades sociales, que hacen el acompañamiento y seguimiento individualizado, y con los establecimientos de restauración, clientes de Mahou San Miguel, que es donde los jóvenes realizan las prácticas –“Hasta la fecha hemos trabajado con más de 240 pymes”, apunta–.

Este año se van a formar en hostelería y turismo 1.000 jóvenes

El programa Creamos Oportunidades en Hostelería y Turismo se inició en 2014 enfocado en la FP dual y hasta la fecha ha formado a más de 800 jóvenes. Este año se le da un buen impulso para activarlo en nuevas ciudades y nuevas escuelas de hostelería, lo que permitirá formar a 1.000 jóvenes solo este año. “Básicamente están un año de formación en la escuela y un año de formación en los establecimientos. Y con la formación dual las inserción es mucho más alta”, remarca Luca de Tena.

El compromiso de la fundación con la FP dual se ha visto reforzado con su adhesión a la Alianza por la Formación Profesional. Una estrategia de país, impulsado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional con el objetivo de consolidar una red de corresponsabilidad para afianzar la transformación de la FP en España.

Las escuelas de hostelería imparten formación reglada, en grados medios y superiores, estos últimos introducidos este año, “al observar la necesidad de que los jóvenes tengan una educación superior [tienen mayor tasa de empleo] y porque hemos visto que muchos querían seguir estudiando”, expone la directora de la fundación. Esta titulación se complementa desde la fundación “con formación en competencias transversales: gestión de emociones, atención al cliente, digitalización, sostenibilidad o economía circular, para que cuando salgan al mercado laboral estén formados en las últimas tendencias”, detalla la directora general. Para esta formación cuentan con los voluntarios profesionales de la fundación, que trasladan su experiencia a través de webinars, masterclass y programas de mentorización.

Talento

El programa también incide en que los jóvenes vuelvan al sistema educativo o no lo abandonen. “Tenemos unos ratios de permanencia y finalización del 90%. Un 85% han conseguido empleo, pero casi un 25% decide continuar estudiando, y eso también para nosotros es un éxito”, destaca Luca de Tena.

El programa se amplía este año con una nueva propuesta educativa especializada en Dirección de Sala, orientada a ayudar a los jóvenes que ya trabajan en hostelería, pero que no cuentan con el graduado en ESO que les daría acceso a la FP. “Son jóvenes que en muchos casos llevan trabajando desde los17 o 18 años y que tienen verdadera vocación y además mucho talento, y este programa formativo, de cuatro meses, les da esa formación que les falta para dar un salto en su carrera”, explica Luca de Tena. Se imparte en centros formativos de referencia en Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga y Granada, que están realizando 90 jóvenes.

Su programa de FP dual tiene un ratio de permanencia y finalización del 90%

El voluntariado es otro de los ejes del plan. Los grupos impulsores del voluntariado, en las ciudades donde la compañía tiene presencia, identifican las necesidades locales y canalizan las inquietudes de los profesionales. Junto al voluntariado profesional, antes mencionado, está el social, que trabaja con entidades locales, y el medioambiental.

La parte de acción social se reforzó a raíz de la pandemia, y además de colaborar con entidades locales, la fundación tiene dos grandes alianzas con Cruz Roja y la Federación Española de Bancos de Alimentos. Con Cruz Roja y la Fundación A la Par también colabora para el fomento del empleo de personas vulnerables.

Formación 360º con Paco Roncero

Como parte del interés por la especialización, de ofrecer formación innovadora, la Fundación Mahou San Miguel se ha unido a la nueva escuela de hostelería en Madrid, MOM Culinary Institute by Paco Roncero & CHA, impulsada por este chef madrileño poseedor de dos estrellas Michelin. “La fundación ha establecido un programa de becas para seguir ofreciendo oportunidades a jóvenes que de otra manera no podrían acceder a una escuela como esta”, comenta Virginia Luca de Tena.

Es una escuela de hostelería que va a impartir Formación Profesional reglada, que apuesta por la formación 360º, con grados tanto en cocina como en restauración. “Se va a reforzar el trabajo de sala, porque al final cocina y sala al final son uno. Han creado un programa formativo muy completo con todas las nuevas competencias necesarias”, puntualiza la directora general de la fundación.

La escuela, que iniciará sus cursos en septiembre, está ubicada en la calle María de Molina, en un palacete con un amplio jardín y un pequeño huerto urbano en las propias instalaciones y otro de una hectárea en las afueras de la capital. Va a contar asimismo con un aula restaurante, abierta al público, donde los alumnos realizarán parte de sus prácticas, supervisados por sus profesores, en el que almorzarán clientes con reserva previa.

Normas
Entra en El País para participar