Europa ultima la ofensiva para regular las criptomonedas

La efectividad plena de la normativa comunitaria exigirá en un futuro próximo una regulación coordinada con otras grandes economías, como EEUU o Reino Unido

Siempre se ha dicho que la ley avanza varios pasos por detrás de la realidad, pero en el caso de las criptomonedas esa distancia está aumentando a tal velocidad que ha hecho obligado impulsar cuanto antes una normativa capaz de poner orden en este mercado. Pese a que en los últimos tiempos la ofensiva del Gobierno chino contra las monedas virtuales ha hecho caer casi un 40% su cotización, los criptoactivos mueven actualmente 1,6 billones de dólares, y además parecen gozar de buena salud. El bitcoin acumula un 30% de revalorización en el año y ya hay un país en el mundo –El Salvador– que admite este activo como medio de pago, lo que definitivamente cierra la puerta a la posibilidad de ignorar su existencia. La UE, consciente de la urgencia de abordar esta cuestión, ultima una normativa que podría estar lista a finales de este año o principios del que viene. Es un plazo inusitadamente ágil para los tiempos regulatorios de la vieja Europa, pero también resulta lo suficientemente extenso como para que el mercado de las criptomonedas de muchas vueltas.

De momento, la normativa que prepara la CE retira de la cobertura del texto a los tokens no fungibles, endurece la concesión de licencias a los brókeres –en contraste con el trato preferente que otorga a los bancos– y contempla la gestión de carteras con estos activos. Sin embargo, más allá de estos detalles, lo que marcará realmente la diferencia en cuanto a la efectividad de la norma será la propuesta de que la entidad que emita o preste servicios sobre criptoactivos esté obligada a tener su sede en un país de la UE para poder operar en los Veintisiete, y deba obtener la autorización correspondiente para iniciar su actividad, que en el caso de España competerá a la CNMV y el Banco de España.

La urgencia de sacar adelante una regulación europea que homogeneice y coordine el control sobre el mercado de los criptoactivos es difícil de cuestionar. Por un lado, la eclosión de las criptomonedas ha capturado la atención y los recursos de muchos inversores, atraídos por sus altas rentabilidades, pero a menudo sin experiencia en este mercado. Por otro, preocupa mucho el elevado potencial de estos activos para realizar actividades ilegales, como la especulación a gran escala, los fraudes piramidales, la evasión fiscal y el blanqueo de dinero. La normativa que prepara la UE será un primer gran paso para frenar estos riesgos, propios del crecimiento en tierra de nadie de las criptomonedas, pero su efectividad real exigirá en un futuro próximo una regulación coordinada con otras grandes economías, como EEUU o Reino Unido.