Distribución

El Corte Inglés transforma en propias las acciones compradas a Gimeno y su madre en IASA

La sociedad de cartera de las hermanas Álvarez redujo capital en mayo

Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés.
Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés.

El Corte Inglés cerró entre abril y mayo la compra y transmisión del paquete accionarial que su expresidente, Dimas Gimeno, y su madre, María Antonia Álvarez, tenían a través de la sociedad de cartera IASA, segunda accionista del grupo de grandes almacenes. Una operación anunciada en febrero de este año con la que las partes pusieron punto y final a su guerra judicial tras varios años de conflicto.

Sin embargo, esta no se cerró hasta el 7 de abril, según desvela el informe financiero que El Corte Inglés ha remitido a sus bonistas con los resultados de 2020.

En esa fecha se hizo oficial la compra del 22,18% que Gimeno y su madre tenían en IASA, en la que compartían accionariado con las herederas de Isidoro Álvarez, Cristina y Marta Álvarez, esta última presidenta de El Corte Inglés y de la Fundación Ramón Areces. El importe de la transacción fue de 145 millones.

Ese paquete del 22,18% de IASA equivale al 5% del capital total de El Corte Inglés, que durante unas semanas fue propietario de parte de su accionariado a través de esta sociedad.

Algo que se resolvió unas semanas después. Como explica el informe enviado a los bonistas, como parte de la transacción IASA llevó a cabo una reducción de capital con devolución de aportaciones. Según reflejan los registros del BORME, dicha operación se llevó a cabo el 4 de mayo pasado y se publicó en el mismo el 11 de ese mes. El capital de IASA pasó de los 50.000 euros a bajar de los 39.000.

De esta forma se produce un doble efecto. Por un lado, ese 22,18% de IASA se convirtió a partir de entonces en acciones representativas del 5% de El Corte Inglés, que pasaron a formar parte de la autocartera del grupo de grandes almacenes.

Por otro, la reducción de capital en IASA eleva aún más el peso en su accionariado de las hermanas Álvarez, que pasan a controlar cerca del 90% de la sociedad de cartera. El porcentaje restante queda en manos de Cesar Álvarez, tío de Dimas Gimeno y que no participó en la operación de venta. A su vez, IASA pierde parte de su peso porcentual en el capital de El Corte Inglés, hasta ahora del 22%.

Además, la compañía detalla que a fecha de cierre de la operación de compra, ese 7 de abril, procedió a pagar 85 millones de euros a Gimeno y María Antonia Álvarez. En abril de 2022 les ingresará otros 30 millones, y pagará los 30 restantes en el mismo mes de 2023.

El ingreso es una bombona de oxígeno para Dimas Gimeno, ahora centrado profesionalmente en su proyecto empresarial WOW, que debía afrontar antes de junio el pago de alrededor de 70 millones a la Agencia Tributaria por el impuesto de sucesiones, derivado de la herencia de su tío Isidoro Álvarez, y que aplazó durante cinco años.

Además, hay que recordar que Gimeno también vendió las acciones de El Corte Inglés que poseía a nivel individual por 2,5 millones.

Fin a los conflictos judiciales

Acuerdo. La paz entre El Corte Inglés y su expresidente Dimas Gimeno comenzó a gestarse a finales de 2019 y se confirmó en enero de 2020, cuando las partes llegaron a un acuerdo para que el grupo de distribución adquiriera las acciones que Gimeno tenía a nivel particular por 2,5 millones a cambio de retirar los litigios que mantenía con Marta y Cristina Álvarez. Algo que hizo a principios de aquel mes, renunciando también a los recursos que podía mantener en alguno de los casos. Durante la guerra cruzada por el control de El Corte Inglés, Gimeno y su madre llegaron a presentar hasta cuatro demandas por la millonaria herencia de su tío, Isidoro Álvarez.

Normas
Entra en El País para participar