Consumo

Las bebidas espirituosas no prevén volver a ventas pre-Covid hasta 2024

Las ventas cayeron un 33% en 2020 hasta su menor nivel histórico

El presidente de Espirituosos de España, Bosco Torremocha
El presidente de Espirituosos de España, Bosco Torremocha

El sector de las bebidas espirituosas prevé un largo periodo de transición hasta poder recuperar los niveles de ventas que mostraban antes de que comenzara la pandemia. Estos no llegarán, al menos, hasta finales de 2023 y 2024, según las previsiones de la patronal Espirituosos de España, que este martes presentó los datos relativos a 2020.

Un año marcado por la pandemia y que impactó de forma directa sobre este segmento, muy asociado al ocio fuera del hogar y, sobre todo, al nocturno, ambos muy restringidos cuando no prohibidos durante buena parte del año.

Por ello, el volumen de ventas del sector retrocedió un 33%, pasando de los 210 millones de litros que registró en 2019 a 141 millones, la cifra más baja de toda la serie histórica.

“2020 fue un año marcado entre la desolación, el orgullo y la esperanza. Hemos sido el segmento más afectado entre las distintas categorías de bebidas. En hostelería comercializábamos el 65% del volumen antes de la crisis y en 2025 fue el 35%. La pérdida de 75 millones de turistas y la práctica desaparición del ocio nocturno nos ha impactado mucho, en algunos casos las pérdidas han sido del 50%”, dijo el presidente de Espirituosos de España, Bosco Torremocha.

Según los datos que maneja esta asociación, las caídas en otras bebidas estuvieron lejos de las que experimentaron las de una graduación alcohólica superior a los 15 grados. En las cervezas la caída fue del 12% y en el vino del 8%. En 2020, las espirituosas apenas representaron el 3% de lo consumido entre estas tres categorías.

“Esperamos que 2021 sea un año de transición y que en el segundo semestre se vean números comparativos positivos. Eso nos permitiría comenzar la recuperación como tal a partir de 2022, pero siempre que se reabra el ocio nocturno y regrese el turismo”, apuntó Torremocha. “No sería hasta finales de 2023 e inicios de 2024 cuando recuperaríamos los niveles previos al Covid-19, si todo va como esperamos”, añadió.

Este mostró cierto optimismo de cara al verano, ya que “el nivel de confianza está creciendo y eso es importante para la reactivación de la economía.. Las cifras van a ser muy distinta a campañas de verano anteriores. Estamos en modo supervivencia y tenemos que encadenar muchos meses en positivo”.

200 millones menos de recaudación fiscal

La importante caída de ventas que sufrió el sector durante el año pasado impactó de manera directa en la recaudación de los impuestos especiales sobre el alcohol. La contribución tributaria de los espirituosos fue de 1.244 millones, el 58% por impuestos especiales. Fueron 200 millones menos que en 2019.

Normas
Entra en El País para participar