Cumbre G-7

La UE eleva la presión sobre Londres para que respete los acuerdos del Brexit

La cuestión del protocolo sobre Irlanda del Norte ha centrado las conversaciones entre Johnson y Macron, Merkel, Von der Leyen y Michel

De izquierda a derecha, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el primer ministro británico, Boris Johnson; y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
De izquierda a derecha, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el primer ministro británico, Boris Johnson; y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Los líderes de los mayores países de la Unión Europea y las autoridades comunitarias hicieron este sábado frente común en sus reuniones con el primer ministro británico, Boris Johnson, para recordarle que el Reino Unido debe cumplir los acuerdos que suscribió al salir de la UE.

Johnson mantuvo entrevistas bilaterales con el francés Emmanuel Macron, la alemana Angela Merkel y los presidentes de la Comisión, Ursula von der Leyen, y el Consejo Europeo, Charles Michel, antes de reanudar las sesiones plenarias de la cumbre del G7 en Cornualles (suroeste de Inglaterra).

La cuestión del protocolo sobre Irlanda del Norte, elemento nuclear del Acuerdo de Salida que rubricaron Reino Unido y la UE, centró las conversaciones, como reconocieron posteriormente las partes implicadas, sin que hayan trascendido avances por el momento.

Las autoridades comunitarias fueron contundentes al salir de su entrevista con Johnson: "Ambas partes deben implementar lo que se acordó. Hay unidad completa en la UE sobre esto", escribieron en Twitter Von der Leyen y Michel. Ambos recordaron que el Acuerdo de Viernes Santo, de 1998, y la paz en Irlanda son "capitales" y que el protocolo suscrito por Londres "preserva" esos avances. "Queremos las mejores relaciones posibles con el Reino Unido", subrayaron los máximos responsables de la administración comunitaria.

Por su parte, Boris Johnson trasladó a sus interlocutores que espera "pragmatismo y concesiones" por parte de todos al tiempo que se protege la paz en Irlanda del Norte.

Según un portavoz de Downing Street, oficina del primer ministro británico, Johnson está comprometido con "buscar soluciones prácticas dentro del marco del protocolo que protejan los objetivos del Acuerdo de Viernes Santo y minimicen el impacto en la vida diaria de los habitantes de Irlanda del Norte". Y acordó con los líderes europeos la "necesidad" de que se mantenga el diálogo entre Bruselas y Londres para resolver las cuestiones pendientes, según la fuente.

El próximo 30 de junio expira el período de gracia pactado con el Reino Unido para el comienzo de la aplicación de controles aduaneros en el mar de Irlanda a productos cárnicos procesados, algo que Londres baraja prorrogar de forma unilateral. Ante lo que ya se conoce como la "guerra de las salchichas", la UE se plantea responder con aranceles a las medidas unilaterales británicas.

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió una "solución pragmática" a los desacuerdos sobre Irlanda del Norte. La UE tiene que defender su mercado común, dijo, pero en cuestiones técnicas podría haber una salida de la disputa, dijo en una conferencia de prensa.

"He dicho que estoy a favor de una solución pragmática para los acuerdos contractuales, porque una relación cordial es de suma importancia para Gran Bretaña y la Unión Europea", dijo.

Visión de la OMC

La Organización Mundial del Comercio (OMC) confía en que las tensiones por Irlanda del Norte no desemboquen en una guerra comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea, algo que sorprendería "un poco" a la directora general de ese organismo, Ngozi Okonjo-Iweala.

"Espero que no haya una guerra comercial entre el Reino Unido y la UE. Me sorprendería un poco que, con todas las oportunidades que hay para el diálogo, acabasen en una guerra comercial", declaró Okonjo-Iweala a un grupo de periodistas, al hilo de la cumbre del G7 que se celebra en Cornualles, en el suroeste de Inglaterra.

La responsable de la OMC subrayó que sería "muy costoso para todas las partes" el levantamiento de aranceles a ambos lados del canal de la Mancha.

"Es lo último que el mundo necesita ahora mismo", añadió Okonjo-Iweala, que esta tarde participará en los debates del G7 desde Ginebra por vía telemática.

Normas
Entra en El País para participar