Biotecnología

Grifols se dispara en Bolsa por el fracaso de un fármaco de su rival Vertex

La biotecnológica estadounidense renuncia a avanzar con su terapia frente al déficit de la proteína alfa-1 antitripsina, uno de los productos claves de la española

Un laboratorio de Grifols.
Un laboratorio de Grifols.

Una mala noticia para la biotecnológica estadounidense Vertex ha conllevado un respiro para el laboratorio español Grifols, cotizado en el Ibex 35, que se disparaba en la sesión del viernes de Bolsa. La firma californiana comunicó en la noche del jueves que renunciaba al ensayo final de su fármaco VX-864 frente al déficit de la proteína alfa-1 antitripsina, un campo en el que la farmacéutica catalana es líder mundial gracias a uno de sus derivados plasmáticos.

Tras permanecer media hora inhibidas de cotización, incapaces de marcar precio debido a que las órdenes de compra eran muy superiores a las de venta, las acciones de Grifols comenzaron la sesión disparándose un 16%, aunque a media mañana se mantenían con una considerable subida del 8%, por encima de los 24 euros.

Vertex amenzaba unas ventas cruciales de Grifols, la de su alfa-1 antitripsina, un derivado plasmático que es uno de los tres productos que aportan más ingresos a la firma catalana junto a las inmunoglobulinas y las albúminas. La biotecnológica californiana quería entrar en este mercado con una solución diferente para los pacientes, a través de un fármaco frente a los hemoderivados tradicionales del laboratorio catalán y otras empresas.

La firma estadounidense reconoce en un comunicado que no ha demostrado en los ensayos en fase II "un beneficio clínico sustancial" para los pacientes, por lo que renuncia a las pruebas en fase III y limita los estudios a nuevas moléculas en investigación a partir de 2022.

Desde Banc Sabadell se recuerda que el producto experimental de Vertex era una de las principales amenazas competitivas para Grifols en la medida que alfa 1 antitripsina supone un alrededor de un 15% de sus ventas totales y probablemente tenga aún mayor peso en ebitda, dado que se trata de una de las proteínas con márgenes más elevados. "Grifols es líder del mercado en este segmento con su producto Prolastin C", se recoge en un documento de la entidad financiera, donde explica que este producto de Grifols tiene una cuota del mercado mundial de cerca del 67%. "Deberíamos ver un rebote significativo", apunta la entidad sobre el precio de las acciones del laboratorio, que se había dejado este año un 6%.

Por su parte, desde Alantra se explica en un informe que el tratamiento convencional frente a este déficit es administrar la proteína alfa-1 antitripsina derivada de plasma, que calcula que representa aproximadamente el 14% de los ingresos de Grifols. "Los candidatos de Vertex eran productos potenciales competidores para Grifols, por lo que la suspensión es una buena noticia", afirma.

Morgan Stanley recoge en un informe que Prolastin aporta alrededor del 29% del beneficio bruto del laboratorio catalán, muy por encima del 14% de ingresos, lo que revela la importancia clave del producto. Esta entidad financiera recalca que la noticia positiva para el rival de Grifols es que su prueba de concepto funciona y es tolerada por los pacientes aunque no haya alcanzado una eficacia representativa, por lo que pueden probar con nuevas terapias en el futuro. Bank of America señala en otro documento para inversores que no hay "una amenaza inminente" para Prolastin entre los ensayos que desarrollan otras empresas.

La compañía californiana ya el pasado año había decidido renunciar a una molécula para el mismo uso debido a un fallo en la seguridad (alta toxicidad) en fase I. Esa noticia provocó en su momento un alza de cerca del 8%.

El déficit de alfa 1 antitripsina es una de las principales causas de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) y de otras patologías que afectan al riñón, como la cirrosis. Esta patología es también la  enfermedad genética más común que conduce a un trasplante de hígado en los niños. Se trata de una proteína fabricada por el hígado y liberada en el torrente sanguíneo y protege los pulmones y permite que funcionen con normalidad.

Grifols ha estado severamente castigada en Bolsa desde el inicio de la pandemia. Desde su máximo de febrero del año pasado al mínimo de marzo de ese año cayó un 28% y apenas se ha recuperado por las dudas de los inversores ante la falta de stock de la compañía ante las restricciones sanitarias para obtener plasma. En 10 marzo de 2021 marcó el mínimo desde entonces, a un precio de 18,96 euros por acción.

El laboratorio catalán espera un repunte de las ventas en la última parte de 2021 gracias a la sólida demanda sostenida y la recuperación de la obtención de plasma, según informó la semana pasada a los inversores.

Normas
Entra en El País para participar