Mutua Madrileña asumirá la subida del impuesto de las primas de seguros

La aseguradora congelará las tarifas a cerca del 65% de sus asegurados de auto

Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña.
Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña.

Mutua Madrileña ha celebrado hoy su junta general de mutualistas, para aprobar las cuentas de 2020. Durante el acto, el presidente de la aseguradora, Ignacio Garralda, ha anunciado que la compañía asumirá la subida anunciada por el Gobierno del impuesto sobre las primas de seguros, lo que tendrá un impacto de 20 millones de euros, y que congelarán nuevamente las primas de dos de cada tres asegurados de autos.

El presidente de Mutua destacó durante su intervención en la junta la evolución del resultado consolidado del grupo, que ha crecido de forma ininterrumpida desde 2010. “Gracias a la aportación que hacen otros negocios, diferentes a nuestro ramo más tradicional de autos, a nuestra cuenta de resultados, podemos mantener nuestra política de contención de precios con el fin de no maximizar nuestro beneficio empresarial a costa de nuestros mutualistas”.

La aseguradora obtuvo un beneficio neto de 304 millones de euros, un 5,2% más que en 2019. La principal contribución a la cuenta de resultados vino de su filial SegurCaixa Adeslas (en la que controlan el 51%), que aportó casi dos de cada tres euros del resultado.

Ignacio Garralda recordó que, en línea con la estrategia de contención de precios seguida en los últimos años, durante 2021, Mutua Madrileña tiene previsto congelar el importe del seguro al 65% asegurados de auto.

Además, Mutua va a asumir, excepcionalmente y para la mayor parte de la cartera, la subida del impuesto sobre las primas de seguros que aplicó el Gobierno a comienzos de año. “Esta última medida representará este año un coste para la empresa cercano a los 20 millones de euros”, ha explicado el directivo.

En esta misma línea, el presidente de Mutua Madrileña también ha resaltado la medida excepcional y única en el sector acordada el pasado año y por la que la compañía decidió añadir dos meses de coberturas sin coste a las pólizas de autos y motos. Esta iniciativa ha beneficiado ya a 1,8 millones de pólizas, que representan a cerca del 75% de la cartera, y supuso para Mutua en 2020 un gasto cercano a los 160 millones de euros.

“Adoptar esta medida, asumir su coste y al mismo tiempo congelar el precio de las primas a la mayoría de la cartera manteniendo los márgenes, la rentabilidad y el nivel de servicio excelente al que les tenemos acostumbrados evidencia la buena gestión que se ha sabido imprimir a la empresa”, ha comentado Garralda.

Normas
Entra en El País para participar