Movilidad

A pie o en coche, las tendencias del transporte incluso con vacuna

Una encuesta de Oliver Wyman sobre movilidad muestra que la mayoría de la gente quiere seguir con tareas en remoto para evitar los desplazamientos

A pie o en coche, las tendencias del transporte incluso con vacuna

El transporte público y el compartido se reactivan conforme avanza la vacunación de los ciudadanos, pero de momento no parece que vayan a alcanzar los niveles pre Covid. Después de meses de restricciones y miedo al contagio, los medios colectivos para desplazarse siguen sin ser las alternativas preferidas por los ciudadanos. Una encuesta internacional de Oliver Wyman sobre movilidad muestra que las opciones de transporte privado (coche propio) e incluso ir a pie son las favoritas de los ciudadanos en gran parte de los países analizados. “Las vacunas no son la panacea para hacer que la gente regrese al transporte público y al compartido”, señala el informe.

El estudio recoge las nuevas tendencias de la movilidad en cinco países de Europa (España, Francia, Italia, Reino Unido y Italia), Estados Unidos y China. Como línea general, los datos muestran que la disminución de los desplazamiento a causa de la pandemia se mantendrá, a la vez que las alternativas a la movilidad -como por ejemplo las herramientas de trabajo a distancia, las clases online o las compras por internet- seguirán una vez termine la vacunación.

El transporte público y el compartido experimentarán un repunte gracias a la inmunización de la población, pero no alcanzará los niveles anteriores a la pandemia. Los datos del estudio muestran que entre un 40% y un 60% de los encuestados señalan que la vacuna aumentará la confianza en estas formas de transporte aunque los medios sprivado siguen generando más confianza.

“Los encuestados se sienten más seguros con los desplazamientos a pie y en coche personal en todos los países”, recoge el informe. Esa tendencia es especialmente señalada en Estados Unidos y también en Reino Unido, Alemania y Francia. En esos cuatro países, solamente el automóvil privado y caminar consiguen la máxima puntuación de seguridad para los encuestados, un total de 5.600.

Confianza

En cuanto al transporte público, España e Italia son junto a China los países donde los ciudadanos muestran la mayor confianza en medios como el tren y el autobús. El metro solo logra la máxima puntuación en China.

Tampoco el transporte compartido goza aún de la máxima puntuación en la confianza de los encuestados, excepto en China. En Italia y España los sistemas de coche y bicicletas compartidos o de servicios de coche con conductor gozan de cierto apoyo, pero en los países del centro de Europa estos modos de transporte se sitúan a la cola en cuanto a fiabilidad para los encuestados.

Por ello, el informe de Oliver Wyman señala que serán necesarios “cambios drásticos o nuevos protocolos” para que los ciudadanos vuelva a utilizar estas formas de movilidad de forma masiva.

Los ciudadanos mantienen la cautela y, aunque empieza a mostrar ganas de moverse más, algunos hábitos adquiridos en tiempos de restricciones se mantendrán. El estudio apunta a que el 80% de las personas tienen la intención de seguir utilizando medios digitales como alternativa a los desplazamientos. El 88% de los encuestados mantendrá un uso intensivo de medios sociales y vídeo streaming; el 84% seguirá haciendo la compra en internet y el 82% apuesta por mantener formas de educación online.

“Especialmente el uso de la tecnología para el entretenimiento personal (redes sociales, streaming de vídeo) se ha disparado a niveles nunca vistos y todavía hay apetito por más, si bien las tasas de crecimiento se frenan”, recoge el estudio.

En el caso de la telemedicina, con tasas de uso aún muy pequeñas comparadas con otras prácticas, los expertos esperan un crecimiento en especial en casos de enfermedades crónicas.

Por el contrario, los encuestados muestran menos ganas de mantener las videoconferencia bien sea para el trabajo, para la escuela o para relacionarse con amigos o familia. “Esperamos que estas prácticas virtuales disminuyan a medida que las economías se reabran y la interacción social deje de estar restringida”, apunta el estudio. Los datos muestran que “una gran parte de los europeos desean reducir su uso en lugar de aumentarlos”.

Digitalización según la generación

  • Jóvenes. La adaptación a los nuevos hábitos digitales adoptados durante la pandemia (teletrabajo, clases online, telemedicina, compras por internet...) es mayor para las generaciones más jóvenes y provoca mayor cansancio entre los más mayores. La Generación Z (nacidos entre mediados de los 90 y 2010) y los Milenials o Generación Y (1981-1993) y la Generación X (nacidos entre 1969 y 1980)muestran mayor apego mientras que la franja del Baby Boom (1949-1968) se muestran más reacios a conservar ciertas actividades.
  • Contraste. Los milenials muestran el mayor entusiasmo por considerar lo “digital” como una parte integral en su nueva normalidad. Por su parte, Los Baby Boomers y la generación Silencios (1924 y 1948 ) quieren recuperar la interacción personal en detrimento de las relaciones por pantalla.
  • Regiones. Por países, la bienvenida a los nuevos hábitos digitales es particularmente evidente en China, mientras que los europeos y estadounidenses muestran signos de querer disminuir el uso de lo digital, especialmente para el trabajo.
  • Redes sociales. En todas las regiones, los encuestados apuestan por más tecnología en su vida personal, incluyendo un mayor uso de redes sociales como TikTok y el streaming. Sin embargo, tienen poco deseo de más videoconferencias para el trabajo o el colegio.
Normas
Entra en El País para participar