Tecnología

Fastly, el acelerador de webs que dejó apagada una gran parte de internet

Un incidente en la red de distribución de contenidos de Faslty, con presencia a nivel global, provoca fallos al cargar las páginas

Pantallazo de la web especializada en problemas en internet Downdetector.
Pantallazo de la web especializada en problemas en internet Downdetector.

Miles de sitios web de todo el mundo quedaron este martes fuera de línea tras un fallo en la red de distribución de contenidos estadounidense de la compañía Fastly, según ha reconocido la propia empresa en un comunicado. Entre las webs afectadas estaban las de numerosos medios de comunicación como CincoDías, El País, El Mundo, Financial Times, Le Monde, The New York Times, o la BBC, pero también las de redes sociales como Reddit, Twitter o Twitch, y las de empresas como Amazon, Spotify, Google, PayPal, Twitch, Hulu, HBO Max, Shopify, Stripe o Vimeo. También quedaron desconectadas algunas webs institucionales, como las del Gobierno británico.

El problema comenzó sobre las 12 (hora española), cuando las páginas afectadas mostraban un mensaje con el código “Error 503 Servicio No Disponible” en inglés o “Fastly error: dominio desconocido”. La interrupción duró algo menos de una hora. A partir de las 12:45 los servicios comenzaron a reestablecerse poco a poco. “Identificamos una configuración de servicio que desencadenó disrupciones a través de nuestros POPs (puntos de presencia) globales y se ha solucionado. Nuestra red global está volviendo en línea”, se limitó a decir Fastly en Twitter.

Esta compañía, causante del caos, resulta ser una gran desconocida para el común de los mortales, pero su actividad es esencial para el correcto funcionamiento de internet como se ha visto hoy. Y es que Fastly es uno de los mayores Content Delivery Network (CDN) del mundo: almacena los datos de sus clientes corporativos en servidores por todo el mundo para acercar el contenido a los smartphones y ordenadores de los consumidores.

Los CDN como ella son básicamente redes de servidores distribuidos geográficamente que ayudan a las compañías a entregar sus contenidos en cualquier parte del mundo de una forma rápida y segura. Su papel es esencial para que cualquier usuario pueda visitar webs en segundos, algo que logran replicando las webs de sus clientes en diferentes servidores en distintas geografías, de modo que la gente accede a ellas desde el servidor que tiene más cerca. De ahí que también se defina a Fastly como un acelerador de internet.

La compañía no ha explicado aún qué ha causado el problema en su infraestructura, algo infrecuente, puesto que este tipo de redes están diseñadas para que si falla un servidor todo siga funcionando a través de otro, lo que habría permitido que el fallo no haya afectado con igual fuerza en las distintas regiones en las que opera.

Fastly asegura que sigue investigando las causas. Aunque inicialmente se pensó en un ciberataque, desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) indicaron que el apagón de las webs no parecía deberse a que la empresa hubiese sigo hackeada, sino a un fallo técnico del distribuidor de contenidos. En la misma línea se ha pronunciado Hervé Lambert, responsable global del área de consumo de Panda Security, para quien no hay señales que apunten a que detrás de este episodio haya un ciberataque, sino que se trataría únicamente de un fallo técnico, según dijo a Efe.

La tecnológica, con sede en San Francisco y que cotiza en la Bolsa de Nueva York desde 2019, vio hoy como sus títulos caían tras el fallo. Sus acciones, que habían cerrado la sesión del lunes con subidas del 7,17%, retrocedieron un 2% tras conocerse la noticia, aunque sus títulos están acabando la jornada con una subida de más del 10%, después de que su servicio volviera a la normalidad. Fastly nació hace diez años y tiene una capitalización de mercado de casi 6.500 millones de dólares.

“Incidentes como este subrayan la fragilidad de internet (...) pero también muestran su fuerza inherente y la rapidez con la que se puede recuperar”, dijo a Reuters Ben Wood, analista jefe de CCS Insight. Algunas voces alertaban este martes de que este suceso evidencia el riesgo que supone la concentración de poder en pocas manos en internet. Y es que actualmente, hay tres empresas que controlan la nube: Amazon Web Services (AWS), Microsoft y Google, y la mayoría de las webs y servicios online dependen de ellas. Y después hay un grupo de compañías que acercan esas nubes a los usuarios finales, los CDN. Entre ellos, los más importantes son Fastly (con unos 1.000 empleados), Cloudflare, CloudFront de AWS, Limelight y Akamai. Fastly, en concreto, es bastante popular entre los sitios de medios.

En cualquier caso, el problema sufrido hoy por Fastly no es un hecho aislado. Uno de sus principales rivales, Cloudfare, también afrontó un fallo similar en 2019 y en 2020, dejando apagadas numerosas webs en todo el mundo durante más de una hora, y Amazon Web Services sufrió un incidente en 2017 que dejó sin acceso a miles de webs durante horas.

Una parte esencial de la infraestructura de internet

Rendimiento. Las redes de entrega de contenido (CDN) son una parte clave de la infraestructura de internet. Estas empresas ejecutan redes globales de servidores para mejorar el rendimiento y la disponibilidad de los servicios web. Los CDN actúan como servidores proxy y almacenan en caché algunos datos lo más cerca posible del usuario final.

Este tipo de compañías son repositorios que sirven no solo para depositar información, sino para compartirla de forma rápida. Según Hervé Lambert, si una empresa ubicada, por ejemplo, en Madrid quiere compartir texto, vídeo e imágenes de manera rápida con usuarios de Sídney, Nueva York, Boston o Cancún, lo puede hacer con los CDN.

Latencia. Toda esta infraestructura evita tener que ir al servidor original cada vez que un usuario carga una página web y permite que la experiencia de navegar por internet sea la misma para todo el mundo, al evitar problemas de latencia.


Normas
Entra en El País para participar