Viladesau “Tenemos más deuda de empresas porque la soberana no da nada”

El nuevo director de inversiones de Myinvestor ha revisado a fondo las carteras

Igansi Viladesau, director de inversiones de Myinvestor.
Igansi Viladesau, director de inversiones de Myinvestor.

El currículum del director de inversiones de Myinvestor (filial de Andbank España, y participada por Axa y El Corte Inglés) es difícilmente igualable. Ignasi Viladesau (Barcelona, 1984) es ingeniero industrial y aeronáutico. Ha estudiado gestión empresarial en el prestigoso M.I.T. de Boston, y tiene la máxima certificación financiera, el Chartered Financial Analyst (CFA). Tras estrenarse como analista en JP Morgan, ha sido consultor financiero en McKinsey, miembro del equipo de asesoramiento en Pimco y gestor de carteras en la mayor firma de gestión de activos del planeta, BlackRock. Ahora, su cometido es diseñar las carteras de gestión pasiva de Myinvestor, cuyo patrimonio se ha multiplicado en el último año.

¿Cuáles son las últimas cifras de Myinvestor?

Tenemos un volumen de negocio de más de 1.000 millones de euros, entre hipotecas, tarjetas, cuentas, planes de pensiones y carteras gestionadas. De ese importe, 400 millones corresponden a productos de inversión, frente a los 100 millones que teníamos hace 12 meses.

¿Cómo han cambiado las carteras de fondos indexados desde que tomó los mandos?

He tratado de crear unas carteras más sólidas, que caigan menos en los momentos de fuertes correcciones sin renunciar a rentabilidad. En primer lugar, he reducido el peso que tenía Europa, que era excesivo. En segundo lugar, hay más peso de los fondos ligados a bonos del Tesoro de Estados Unidos, que se comportan muy bien en momentos de tensión. Además, en renta fija he optado por una estrategia que combina deuda a muy corto plazo y deuda a más de 20 años. Esta mezcla funciona mejor que tener los típicos bonos a 10 años. También he buscado índices de bonos que dejan fuera a Italia, porque es un país muy endeudado y cuando hay turbulencias su deuda se deprecia con mucha rapidez.

¿Cuáles serían las caídas máximas con las nuevas carteras?

A futuro, no sabemos, evidentemente. Pero en los test retrospectivos que hemos hecho, el mes con peor desempeño la cartera más agresiva solo habría caído un 12%, muy lejos del 25% que perdieron las principales Bolsas. En la cartera más conservadora, la pérdida habría sido solo del 5,6%, así que parece que, al menos mirando hacia atrás, las carteras son robustas.

¿No se sacrifica nada de rentabilidad?

Prácticamente no. Pero, lo más importante es evitarle al cliente pasar momentos de caídas muy fuertes porque es habitual que no consiga soportarlo y venda en el peor momento.

¿Incluyen inversión sostenible?

Sí, tenemos un fondo Vanguard de Bolsa global, pero con un componente de inversión socialmente responsable. Este factor también contribuye a limitar las pérdidas en los periodos de volatilidad sin perder rentabilidad a medio plazo.

¿Por qué no tienen oro?

Lo hemos valorado, también como un amortiguador en momentos de caídas. Pero es que en los últimos tiempos ni siquiera ha cumplido esa función de activo refugio. Vimos que no nos aportaba mucho.

¿Tienen deuda corporativa?

Sí. En la cartera más conservadora tenemos un fondo de BlackRock de deuda corporativa global, con un perfil sostenible, y que pesa un 38%. Y también un fondo Vanguard de deuda corporativa a corto plazo. En cambio, deuda soberana tenemos muy poca porque no te da nada, con los tipos de interés aún cerca del 0%.

¿Se plantean tener algo de activos inmobiliarios?

Los vehículos inmobiliarios cotizados, como las socimis o los Reits, tienen un peso relativo de solo el 2% respecto al conjunto de Bolsa mundial. Nos parece que incluirlos en una cartera añaden complejidad, sin aportar mucho valor. Tal vez en un momento puntual pueden mitigar algo las caídas, pero a largo plazo no vemos que lo consigan.

¿Cada cuánto tiempo revisan la composición de las carteras?

Una vez al año. Para nosotros la cartera de fondos es como una maleta para irte de viaje. Tienes que llevar todo lo necesario, pero tampoco puedes pasarte. Una vez al año veremos si ahora la deuda soberana es más atractiva, o si hay que dar más peso a las Bolsas asiáticas. Eso sí, en todo lo referido a costes podemos hacer modificaciones en cualquier momento. Si encontramos una gama de fondos indexados de Bolsa estadounidense, igual de efectivos y más baratos que los que tenemos, pues los cambiaremos.

¿Podrían plantearse incluir algún fondo temático?

No tiene sentido para unas carteras de un gestor automatizado. En primer lugar, por los altos costes. Y, en segundo lugar, porque aun suponiendo que tal o cual temática tengan una rentabilidad potencial extra oculta, lo que no sabremos es cuándo va a explotar.

¿Cómo valora el auge de Catherine Wood y su fondo Ark Innovation?

Creo que es muy positivo que una mujer se haya conseguido convertir en una auténtica estrella en el mundo de la inversión. Ahora bien, su estilo es muy arriesgado, concentrando mucho las carteras y apostando por tecnologías en pleno desarrollo. Son productos para un nicho muy concreto de clientes.

¿Se planteen aportar algo de asesoramiento a los clientes?

De momento no. Creemos que es un tema delicado. Otras firmas de gestión automatizada británicas, como Nutmeg, lo hicieron, pero les costaba mucho conseguir asesores de calidad y que los clientes aceptaran pagar dinero por recibir esos consejos. De momento creemos que el modelo actual es más que suficiente. Si no sabes nada de inversión o no tienes tiempo, te ofrecemos las carteras gestionadas. Hacemos el trabajo por ti. Y si que tienes conocimientos financieros, puedes acceder al supermercado de fondos y construir tu propia cartera y definir tu estrategia.

¿Cómo está funcionando el supermercado de fondos?

Muy bien. Tenemos más de 800 fondos activos y 180 fondos indexados, una faceta en la que somos líderes. Además, no cobramos comisiones de custodia. Tan solo las comisiones de retrocesión que nos pagan algunas gestoras por comercializar sus productos. Cada vez hay más usuarios que se crean su propia cartera de fondos a precios súper competitivos. Los fondos más distribuidos son los indexados de Vanguard, que tienen comisiones de menos del 0,2%. Entre los fondos activos hay algunos de BlackRock de tecnología.

Normas
Entra en El País para participar