Construcción

OHL pignora un 80% de sus ventas hasta 2026 para sacar adelante su reflotamiento

Los Amodio tendrán que mantener un 25% o más del capital por exigencia de los bonistas

El consejero delegado de OHL, José Antonio Fernández Gallar.
El consejero delegado de OHL, José Antonio Fernández Gallar.

La reestructuración de OHL, con ampliaciones de capital y la refinanciación de bonos, va a dar una nueva oportunidad de salir adelante a la compañía, pero no sin un fuerte sacrificio. Además de renunciar al reparto de dividendos al menos hasta pasado marzo de 2026, cuando vence la segunda mitad de los bonos que serán emitidos ahora, la compañía pone como aval ante los bonistas una serie de filiales y sociedades generadoras del 79% de los ingresos.

Como es sabido, la deuda reestructurada será garantizada por OHL Desarrollos, Senda Infraestructuras, las áreas industrial y de servicios o por el negocio de construcción internacional, entre otros. Son activos que estarán agrupados en la nueva OHL Operaciones. El compromiso con los acreedores es que esta última tenga un peso mínimo del 80% sobre las ventas de OHL hasta el vencimiento de los bonos.

La compañía que dirige José Antonio Fernández Gallar se ha comprometido a constituir y traspasar activos a OHL Operaciones tan pronto como sea posible. OHL también tendrá que encauzar sus nuevas oportunidades de negocio a través de este vehículo, así como a surtirlo de efectivo procedente de las actividades que quedan al margen, una vez cubiertos los costes.

El incumplimiento del referido umbral mínimo del 80% sería tomado como una falta ante los bonistas que debería ser subsanada en un máximo de tres meses. Otras condiciones a cumplir ante los acreedores limitan la contratación de nuevos créditos o están relacionadas con el gobierno corporativo. Los consejeros dominicales propuestos por los hermanos Amodio o por Grupo Villar Mir (GVM) no han de superar en su conjunto el 50% de los sillones del consejo, teniendo al menos la mitad de los consejeros la consideración de independientes. Además, está previsto que GVM salga del órgano de decisión si baja desde el actual 14,6% a menos del 5% del capital. En la actualidad los hermanos Juan y Silvia Villar-Mir representan al holding del fundador de OHL, Juan Miguel Villar Mir.

Tras las ampliaciones de capital, a las que no está previsto que acuda GVM, el que fue accionista de control verá diluida su participación hasta una horquilla del 7,1% al 8,2%. Los bonistas también han querido garantizarse que los Amodio se quedan a largo plazo, no pudiendo ser la participación de estos partícipes de referencia menor a un 25% del capital.

Reestucturación

OHL busca enderezar el rumbo tras una serie de ejercicios ruinosos, con severas pérdidas entre 2017 y 2020. Con este objetivo está llevando a cabo un proceso de recapitalización y refinanciación que resultará una reducción del apalancamiento en más de 105 millones, y reforzará sus fondos propios en un rango de entre 148 y 177 millones de euros, dependiendo de la demanda de las ampliaciones de capital.

El nuevo plan estratégico 2021-2023 no habla aún de la vuelta a beneficios, aunque la dirección cree en la posibilidad de superar las tensiones de liquidez que viene sufriendo el grupo. Entre los objetivos figura alcanzar un margen de ebitda sobre ventas del 3% al 4%; como mínimo el mantenimiento de las ventas; dar impulso a la filial de concesiones Senda Infraestructuras y, con ello, alimentar la actividad del área de construcción. OHL persigue que la cartera de su división de obras dependa en un 30% de los proyectos concesionales de Senda.

Normas
Entra en El País para participar