Bruselas abre la puerta a suavizar las reglas fiscales que se reactiven en 2023

La Comisión no ve fácil un pacto pero abrirá el debate el próximo semestre

Pide prudencia en el gasto a España y al resto de países con deuda elevada

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.
El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.

La crisis del Covid-19 ha revolucionado la política fiscal de la Unión Europea. De momento, de forma coyuntural, con una respuesta comunitaria radicalmente diferente a la que se dio en la recesión de 2008, pasando de las políticas de austeridad a una decidida apuesta por los estímulos, con un inédito paquete de subvenciones a cargo de deuda común y con la suspensión temporal de los objetivos de déficit y deuda. Pero la pandemia podría acabar cambiando también el marco de forma estructural pues la Comisión Europea no solo propuso formalmente ayer prorrogar la suspensión de esas reglas fiscales por tercer año consecutivo en 2022, sino que abrió la puerta a suavizarlas antes de reactivarlas en 2023.

La propuesta formal, que ya venía siendo defendida oficiosamente por Bruselas en los últimos meses, fue presentada ayer en rueda de prensa por el vicepresidente ejecutivo económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis; el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, y el comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit, en el marco de la presentación de su paquete económico de primavera.

Los tres repitieron un mismo “mantra”, como lo definió el propio Gentiloni: “los Estados miembros deben evitar una retirada prematura de los estímulos económicos”; han de priorizar la recuperación económica a la consolidación fiscal, para “no volver a caer en los errores de sacrificar la inversión pública y el gasto productivo”, cometidos en la crisis financiera; e ir saneando luego sus cuentas públicas, pero de forma gradual.

La idea, explicaron, es mantener activa en 2022 la cláusula de escape general del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, a la que se recurrió en marzo de 2020, para dejar en suspenso unas reglas fiscales que normalmente promueven actuar para mantener un umbral de deuda pública máximo del 60% sobre el PIB y que, en el marco de procedimientos de déficit excesivo, exigen ajustes a partir de un agujero fiscal del 3% del PIB. Todo un balón de oxígeno para países como España, cuya deuda saltó en 2020 del 95,5% al 120% y cuyo déficit escaló del 2,8% al 11%.

“La cláusula de escape general seguirá aplicándose en 2022 pero no será así en 2023”, advirtió Dombrovskis, matizando que para la consolidación fiscal “a medio plazo es importante tener un enfoque creíble”. Para ello, explicó, habrá que esperar a comprobar las secuelas permanentes que deja la crisis y la magnitud del impacto positivo de las ayudas europeas. Hasta entonces, dijo, la medición de la salud fiscal de los países se hará con “criterios cualitativos y no cuantitativos”.

En todo caso, conminó a los países a estar preparados par comenzar a tomar medidas una vez encauzada la recuperación, pues Bruselas identifica ya desequilibrios en una docena de países, incluyendo a España, que catalogan de “graves” en el caso de Chipre, Grecia e Italia.

Gentiloni pidió “prudencia fiscal” a este grupo de países por su elevado endeudamiento, instando a España y al resto a tratar de reducir el aumento del gasto público estructural y a acometer inversiones que permitan potenciar el crecimiento, en particular en áreas verdes y digitales, aprovechando los fondos ligados al Plan de Recuperación. La clave, dijo, es tener menos gasto corriente y más inversiones en investigación e infraestructuras. Además, reclamó reformas para que haya “más a impuestos medioambientales” y menos sobre el trabajo, e instó a reforzar la “lucha contra la competencia fiscal”.

“No hemos salido aun del todo de la crisis pero estamos saliendo”, aseveró Gentiloni, que prevé un crecimiento anual superior al 4% en la UE en estos dos años, lo que debería permitir contener deuda y déficit de momento.

“Después del 2022, los Estados tendrán que garantizar la sostenibilidad fiscal a largo plazo”, alertó, prometiendo que desde la Comisión van “a trabajar juntos en esa transición gradual”, para que sea “coordinada, diferenciando según la situación de cada estado miembro”. A la vez, se comprometió a buscar una flexibilización por consenso de las reglas fiscales que se reactiven en 2023. “No va a ser un proceso fácil”, admitió, por la disparidad de posiciones e intereses, pero aseveró que trabajarán en conseguirlo “en los próximos meses”.

“Efectivamente hemos lanzado una revisión de las normas fiscales de la UE”, añadió Dombrovskis, que avanzó que el debate se abordará en la segunda mitad de este mismo año con el objetivo de “simplificar estas normas y reforzar los efectos contracíclicos”.

Así las cosas, aunque la última palabra sobre la propuesta de la Comisión la tiene el Consejo Europeo, los países han sido ya sondeados y no parece que vayan a torpedear la extensión a 2023 de la suspensión de las reglas fiscales. La batalla que promete abrirse es en torno a cómo se reactivarán en 2023.

Desequilibrios. Bruselas publicó ayer informes específicos sobre una docena de países en los que ha detectado desequilibrios de calado. El documento que alude a España dice que presenta “elevados riesgos para la sostenibilidad fiscal a largo plazo”, al “combinar altos niveles de deuda privada, gubernamental y externa”. Ante esta situación, Bruselas recomienda al Gobierno español priorizar reformas estructurales que “contribuyan a la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas, incluyendo reforzar la cobertura, adecuación y sostenibilidad de los sistemas de salud y protección social”, como el desempleo o las pensiones. También pide atajar paro y temporalidad.

Banca y Sareb. El informe también alerta de que “los bancos españoles siguen teniendo algunas de las ratios de capital más bajas en la UE”. “Esto justificaría una supervisión estrecha teniendo en cuenta el probable deterioro de la calidad de los activos tras la retirada de las medidas de apoyo”, como las moratoriasde pago para deudores, ilustra. Más allá, Bruselas ve con preocupación el impacto de la crisis sobre los activos de Sareb, y el impacto negativo del llamado banco malo en la deuda pública.

Alza del PIB. Bruselas prevé que el PIB crezca un 5,9% este año. De momento, la Airef estimó ayer que volverá a crecer un 1,2% este trimestre tras caer un 0,5% en el primero.

Normas
Entra en El País para participar