Endesa hará 'verde' su central de carbón de Pego (Portugal) por 600 millones

La reemplazará por una planta fotovoltaica, almacenamiento de baterías y un electrolizador para producir hidrógeno verde

Logo de Endesa.
Logo de Endesa.

Endesa ha presentado un proyecto renovable para el reemplazo de su central de carbón de Pego (Portugal), que cesa su producción en noviembre, por una planta fotovoltaica, almacenamiento de baterías y un electrolizador para producir hidrógeno verde, con una inversión de unos 600 millones de euros.

En un comunicado, la empresa ha explicado que construirá una planta solar fotovoltaica de aproximadamente 650 megavatios (MW), junto con 100 MW de almacenamiento con baterías. También instalará un electrolizador que permitirá producir hasta 1.500 toneladas anuales de hidrógeno renovable en una etapa inicial.

Pego entró en funcionamiento en 1993 y está gestionada por una joint venture entre Endesa y Trustenergy. El proyecto anunciado asegurará a largo plazo como mínimo los 80 puestos de trabajo actualmente ligados a la central.

"El desarrollo del sector del hidrógeno verde en la región de Medio Tejo será un vector clave para la industrialización, creación de empleo y la captación de fondos comunitarios de transición justa", ha indicado la energética que dirige José Bogas.

El proyecto de hidrógeno verde estará dirigido a los clientes industriales ubicados en esa zona, "como apoyo al proceso de descarbonización de la industria regional", y podrá ser ampliado más tarde, según ha precisado Endesa.

La compañía española espera que el Gobierno portugués inicie un proceso para elegir el proyecto que sustituirá a la central de carbón, "en la defensa tanto de los intereses del sistema eléctrico nacional, como de los principios de la transición justa". La reconversión de la central de Pego forma parte del proceso de transición energética de Endesa, que se ha fijado como meta que el 80% de toda su generación eléctrica en España y Portugal esté libre de emisiones en 2030, y eliminarlas por completo en 2050.

La iniciativa, que tendrá un enfoque de economía circular, "supone la creación de nuevos empleos directos a largo plazo, capaces de asegurar como mínimo el actual nivel de empleo de la operación a carbón", según el director general de Endesa en Portugal, Nuno Ribeiro da Silva.

Endesa ha dicho que antes de presentar este proyecto analizó junto a Trustenergy la posibilidad de dar continuidad a la planta con una reconversión de la central a biomasa, pero "los resultados mostraron que no es viable", ya que no existen suficientes residuos forestales para alimentar la central de manera sostenible sin recurso a biomasa noble, a lo que se añade el "elevado coste" de la energía generada.

La energética también diseñará un "plan de futuro" para paliar las consecuencias que pueda tener la reconversión de la central en la región, con el fomento de la fijación de "clusters tecnológicos del futuro", programas de digitalización, movilidad sostenible, comunidades energéticas y eficiencia energética e inversiones en formación y capacitación de los trabajadores de la zona.

La central de Pego es la única termoeléctrica que continúa operativa en Portugal, tras el cierre de la de Sines (EDP) el pasado enero, por lo que a finales de año el país luso dejará de producir electricidad a carbón.

Normas
Entra en El País para participar