Ana Botín anuncia 125.000 becas más de las comprometidas en Universia

La presidenta de Banco Santander y Universia hizo un llamamiento para que todas las instituciones colaboren para transformar la sociedad a través del conocimiento

Ana Botín, presidenta de Banco Santander y Universia.
Ana Botín, presidenta de Banco Santander y Universia.

La presidenta de Banco Santander y de Universia, Ana Botín, adelantó este martes que Banco Santander concederá 125.000 becas más de las comprometidas entre 2019 y 2021, lo que eleva hasta 325.000 el número total de ayudas concedidas en este periodo. De este volumen, 85.000 han sido concedidas en España.

Botín realizó este anuncio durante la XXI Junta General de Accionistas de Universia, que presidió junto al presidente de Crue Universidades Españolas, José Carlos Gómez Villamandos, el presidente de Santander Universidades, Matías Rodríguez Inciarte y el consejero delegado de Universia y director global de Santander Universidades, Javier Roglá, en un encuentro virtual con rectores y representantes académicos de todas las universidades de España.

Durante su discurso, reclamó el papel de las universidades “para construir el país competitivo, inclusivo y sostenible que queremos” y llamó a la colaboración entre gobiernos, administraciones públicas, organismos internacionales, universidades y sector privado para “transformar nuestra sociedad a través del conocimiento”.

En su opinión, las universidades están obligadas a dar respuesta a los nuevos retos y necesidades que plantean las empresas pero, además, “todos los sectores económicos, incluyendo el financiero, tienen que reinventarse. Empresas grandes, medianas y pequeñas y nosotros, las personas; desde estudiantes hasta los jóvenes de 50 años”. Porque "de lo que hoy hagamos dependerá el futuro de nuestro país y de las nuevas generaciones”, subrayó. 

En este sentido, es prioritario reducir la brecha digital y destinar recursos a atender a los colectivos más vulnerables: “Las universidades tienen que contribuir activamente a acelerar la digitalización de la economía”, apuntó. Nos hemos sumergido de manera acelerada en la cuarta revolución digital”, recordó Botín, para quien a lo largo de la historia los momentos de crisis han supuesto un punto de inflexión para la sociedad: “las empresas, las administraciones públicas y todos los agentes sociales hemos tenido que adaptar nuestros procesos, la forma de relacionarnos con nuestros clientes y las competencias de nuestros empleados, teniendo que diseñar programas de upskilling y reskilling, para hacer frente a la nueva realidad del mercado laboral”. Algunos ejemplos de ello son las nuevas Becas Santander Tech Digital Reskilling Ironhack o las Becas Santander Tech Reskilling in Data Analytics Ubiqum Code Academy.

Banco Santander invierte 100 millones de euros al año en upskilling y reskilling, con acciones encaminadas a mejorar los conocimientos técnicos y las habilidades de sus profesionales que reciben una media de casi 40 horas anuales de formación. Botín también destacó que el banco ha trabajado en programas como el Santander X Global Challenge y el Santander X Global Award para impulsar el emprendimiento y dar visibilidad a las mejores soluciones y grandes retos de nuestra era; con formación internacional para acompañar a los emprendedores y darles herramientas para poder escalar sus innovaciones, con acceso a mentoría especializada, visibilidad y la opción de presentar sus ideas a nuestras áreas de innovación, con el deseo de que entre todos logremos “un futuro lleno de oportunidades para los jóvenes”.

Para lograrlo, también pidió que estas instituciones aprovechen el “momento único” en el que nos encontramos para para afrontar sus desafíos y acelerar definitivamente su digitalización. “Los fondos europeos son un instrumento clave para dar el gran salto de su transformación”, valoró. Y recordó que “la educación es la mejor herramienta para luchar contra la desigualdad y avanzar hacia un nuevo modelo productivo, abierto, inclusivo y sostenible, basado en el conocimiento y el talento”.

También es importante situar la empleabilidad como una prioridad para universidades y empresas, de modo que se logre resolver la discordancia entre las habilidades adquiridas y las nuevas que se demandan.

Normas
Entra en El País para participar