Criptodivisas

Grandes firmas de minería de bitcoin dejan de operar ante la campaña del Gobierno chino

La criptodivisa se desploma un 40% en dos semanas

Imagen de un dispositivo de minería de bitcoins en EE UU.
Imagen de un dispositivo de minería de bitcoins en EE UU. AFP

El precio del bitcoin sigue sumido en la volatilidad más extrema, después de haber perdido la mitad de su valor respecto a los máximos de hace solo dos meses. En la mañana del lunes el activo sube un 5%, tras una jornada de domingo en la que se desplomó  un 11%. La criptodivisa cotiza en 35.200 dólares, en línea con los precios marcados el viernes, en un mercado muy inestable y pendiente de las decisiones del gobierno chino.

Tres de las mayores empresas del sector han anunciado que dejarán de operar, decisiones que dejan en el aire una parte fundamental de la industria de las criptodivisas. El viernes el consejo de estado anunció una campaña en contra de esta actividad, centralizada en el país y extremadamente contaminante. Los bitcoins se generan a partir de un algoritmo informático que plantea problemas matemáticos y concede monedas a los usuarios que los resuelven.

Como la oferta de bitcoins es fija y el valor de éstos, muy elevado, la minería de bitcoin exige cada vez más potencia de procesamiento: la minería de bitcoin exige complejísimos equipos informáticos y gasta enormes cantidades de energía. Los últimos cálculos indicaban que el consumo energético de la minería de bitcoins en China equivaldrá en 2024 al de Italia en 2016. La actividad es, así, una amenaza para los objetivos de emisiones de carbono de Beijing.

Asimismo, China ha advertido también públicamente contra el carácter especulativo de la criptodivisas y por su potencial como vías de blaqnueo de capitales. Una advertencia realizada recientemente también por la Reserva Federal de Estados Unidos. Además, Jong Kong ha prohibido a las firmas de intermediación de criptodivisas que operen con particulares.

La consecuencia ha sido un desplome de las cotizaciones. El bitcoin ha perdido un 50% sobre su máximo histórico, y en apenas dos semanas, desde el 11 de mayo, se ha dejado el 40% de su valor. La cancelación de inversiones realizadas a través de derivados o con endeudamiento está añadiendo aún más violencia a las caídas de unas monedas, ya de por sí altamente especulativas. Ahora los movimientos diarios son de más 10% de forma habitual: el jueves la moneda cayó el 11%, el viernes el 12% y el domingo, otro 11%. El sábado la divisa rebotó el 8%.

Normas
Entra en El País para participar