Banca

Jaime Echegoyen dimite como presidente de Sareb

Le sustituirá Javier García del Río, ahora CEO del banco malo

Jaime Echegoyen, presidente de Sareb
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, ha decidido finalizar su etapa en el conocido como banco malo tras siete años en el cargo, según ha comunicado el viernes al consejo de administración. La razón que ha transmitido es que renuncia al cargo por motivos personales. Echegoyen continuará desarrollando su actividad hasta que se elija a su sucesor tras la próxima junta de accionistas, prevista para el 27 de mayo, en la que se ratificará el nombramiento de Javier García del Río, actual consejero delegado de Sareb, como su sucesor.

La decisión de Echegoyen coincide con el cambio de control de Sareb, que pasará a manos públicas (ahora tiene el 45,9%), aunque su decisión de abandonar esta sociedad la adoptó hace tiempo, tras algún choque con Economía. Su salida, de hecho, coincide con que el Gobierno tiene previsto adquirir la participación superior al 50% que controlan CaixaBank, Banco Santander y Banco Sabadell para que la sociedad sea completamente de capital y gestión pública, una vez que el riesgo de Sareb lo asume ya íntegramente el Estado.

A finales de marzo la oficina estadística Eurostat decidió incorporar Sareb dentro del perímetro de las cuentas del Estado, lo que obligó a sumar 35.000 millones de deuda pública en 2020 y más de 10.000 millones de déficit.

Echegoyen, de cualquier forma, ya había transmitido su intención de dejar su cargo a finales de 2019, tras algunas diferencias con el gobierno, apuntan fuentes financieras, aunque otras lo niegan. Economía nombró en febrero de 2020 a García del Río primer ejecutivo de Sareb, que ahora se convertirá también en el presidente, con lo que se amortizará un puesto. Fue entonces cuando Echegoyen perdió sus funciones ejecutivas y se acordó una sucesión pactada, pero los planes en el traspaso de poderes se torcieron con la pandemia, explican fuentes financieras.

Sareb perdió en 2020 unos 1.073 millones de euros, en el peor ejercicio desde que se creó en 2012 para gestionar los activos tóxicos de las cajas de ahorros que necesitaron ayudas públicas en la crisis financiera.

En un comunicado, tras conocer su renuncia, los miembros del consejo de administración han agradecido de forma unánime a Jaime Echegoyen la dedicación, el compromiso y la honestidad con la que ha realizado su trabajo durante estos años, “que ha permitido a la compañía avanzar en su mandato de una manera responsable, contribuyendo a la reactivación del sector inmobiliario y aportando una parte de su cartera para iniciativas sociales”. Además, han destacado que su tarea “suponía grandes desafíos, demandas exigentes y un intenso trabajo, que ha desarrollado con un enorme dedicación y compromiso, que ha dado como resultado grandes logros y satisfacciones, permitiendo a Sareb ejercer un papel crucial para recuperar la confianza tras la crisis”.

“Queda mucho por hacer, pero estoy seguro de que en esta nueva etapa, bajo la dirección de Javier, Sareb seguirá trabajando con energía, ilusión y un compromiso absoluto para reducir el coste para el contribuyente”, ha indicado Echegoyen, de 64 años de edad. El exbanquero, que se va sin cobrar indemnización, iniciará ahora otros proyectos vinculados a empresas emergentes.
Bajo el mandato de Echegoyen, Sareb ha abordado un proceso de transformación de su cartera, como la promoción inmobiliaria y la finalización de obras paradas. Ha desarrollado estrategia

Jaime Echegoyen llegó a la compañía como consejero delegado en marzo de 2014, y un año después fue nombrado presidente. Previamente había desarrollado una amplia trayectoria en el sector financiero, que se inició en Bank of America y que le llevó a ocupar puestos de máxima responsabilidad, como el de consejero delegado de Bankinter (2002- 2010) y máximo responsable de Barclays en España y Portugal (2011-2013).

Bajo su mandato, Sareb ha abordado un proceso de transformación de su cartera mediante iniciativas de creación de valor, como la promoción inmobiliaria y la finalización de obras paradas. Además, ha desarrollado estrategia de acuerdos con la Administración para impulsar la vivienda social, con un parque comprometido que alcanza las 15.000 unidades.

“Sareb nació con un mandato tremendamente desafiante, pero con el apoyo de todos, especialmente los accionistas, consejeros y empleados de la compañía, hemos logrado sanear el sector financiero, reactivar el sector inmobiliario y revalorizar una cartera que atesora enormes pérdidas latentes”, ha manifestado el presidente.

En sus ocho años de vida, Sareb ha logrado unos ingresos de casi 28.000 millones de euros con la gestión de los préstamos morosos y la venta de unos 120.000 inmuebles. La cartera que le fue traspasada en el momento de su constitución se ha reducido en un 40%, y la deuda emitida en un 31%. Las entidades cedentes han recibido directamente desde Sareb el pago de casi 2.800 millones de euros.

Javier García del Río se incorporó a la compañía en febrero de 2020 y meses más tarde fue nombrado consejero delegado. Ingeniero Industrial por la ETS de Ingenieros de Sevilla, posee una amplia experiencia en la recuperación y puesta en valor de porfolios de préstamos morosos (NPL) y activos inmobiliarios. Tras iniciar su carrera en el sector aeronáutico y la consultoría, ha sido Director General de Solvia y Subdirector General de Banco Sabadell, entidad a la que se incorporó desde Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

Normas
Entra en El País para participar