Industria

La CNMC pierde su batalla con las cementeras ante la dificultad de recurrir al Supremo

Competencia multó con 29 millones a 23 empresas por cártel, pero tras fallos adversos en la Audiencia Nacional no recurre en casación

La CNMC pierde su batalla con las cementeras ante la dificultad de recurrir al Supremo

La histórica multa impuesta por la CNMC en septiembre de 2016 a 23 cementeras, por prácticas prohibidas de fijación de precios y reparto de mercado, se está disolviendo como un azucarillo. Desde diciembre se agolpan los fallos de la Audiencia Nacional admitiendo los recursos de las empresas, en los que se anulan las sanciones. También ven la luz los decretos que otorgan firmeza a la decisión judicial, al no mediar recurso de casación por parte del órgano de Competencia ante el Tribunal Supremo.

Desde las cementeras se subraya que las penas carecían de hechos probatorios, mientras que en el entorno de la CNMC se lamenta la rigidez de la justicia para seguir adelante con cada uno de los casos.

El montante total de las multas fue de 29,17 millones, afectando especialmente a Cementos Portland Valderrivas (10,2 millones), Cemex (5,8 millones), Holcim (4,4 millones), Promsa (2,35 millones), Betón Catalán (2,34 millones) y Lafarge (1,12 millones).

Las mayores multas fueron para Cementos Portland, Cemex y Holcim

Al valorar los recursos, la Sala de lo Contencioso niega la validez de los resultados de las investigaciones de la Dirección de Competencia, que incluyeron registros en varias sedes. Y es que no se ve probada con la suficiente solidez la existencia de un intercambio de información comercial sensible ni el modus operandi para el reparto del mercado del cemento y hormigón en las áreas noreste, centro y sur del país.

Las conductas que la CNMC vio contrarias al artículo 1 de la Ley 15/2007, de Defensa de la Competencia, se dieron entre 1999 y 2014. Competencia sancionó un “pacto de caballeros” que instaba a las participantes a consensuar una lista clientes y un precio de referencia que permitiera la rentabilidad deseada.

Además de las compañías citadas, también fueron acusadas Prebetong Hormigones; Materiales y Hormigones; Hanson Hispania; Betonalia; Almacenes y Hormigones Creacons; Ceminter Hispania; Tenesiver; Hormibusa; Áridos y Hormigones Hispalense; Comercial Arroyo Construcción; Prefabricados Ligeros de Hormigón; Prefabricados Leflet; Hormigones de Sevilla; Andaluza de Morteros; Hormigones Polichi; Surgyps, y Hormigones Utrera.

Interés casacional

A estas alturas son firmes las sentencias a favor de Tenesiver, Materiales y Hormigones, Ceminter, Holcim, Andemosa, Cemex, Comercial Arroyo, Hanson, Lafarge y Premacons. El resto están en plazo para que el órgano de la competencia apele en casación. Algo que se antoja poco probable.

Fuentes cercanas a la CNMC aseguran que el organismo no está conforme con el criterio de las sentencias, pero también hablan de la dificultad para el acceso a casación ante el Supremo: “Los requisitos son muy rígidos, solo cabe plantear cuestiones que, de acuerdo con la ley y la doctrina de TS, tengan interés casacional”, explican. En este escenario, argumentan que la CNMC recurre todo aquello que sea viable.

El caso del recurso no admitido y el pendiente de casación

La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional prácticamente calca sentencia por sentencia el rechazo a las sanciones de la CNMC a las cementeras. Los recursos están cimentados sobre la falta de pruebas, y la justicia da el argumento por bueno. Pero hay dos casos que se salen del carril.

La empresa Hormigones Sevilla solo apeló por el montante de su multa, de 35.372 euros, pidiendo una rebaja de casi 7.000. La sala no lo admitió a trámite.

El otro recurso que está en el aire es el de Betón Catalán, con sanción de 2,34 millones. La Audiencia Nacional admitió su recurso, pero la CNMC sí prepara en este caso la casación ante el Supremo.

Normas
Entra en El País para participar