Gran consumo

Inditex entra a competir en un sector cosmético en plena recuperación de ventas

Tres de los cuatro grandes grupos han recuperado los ingresos previos al Covid-19

Cosméticos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La entrada de Inditex en el sector cosmético a través de Zara Beauty, marca con la que comenzará a vender productos de este tipo a partir del 12 de mayo, supone la entrada en un sector dominado por cuatro gigantes del gran consumo mundial: L’Oréal, Unilever, Estée Lauder y Procter & Gamble (P&G), que aglutinan cerca del 40% del mercado.

Y aunque la ambición del grupo textil español no sea la de competir de tú a tú con estos mastodontes, sobre todo porque la oferta de productos de estos abarca muchas categorías, su movimiento sí le permite entrar en una categoría que está demostrando una rápida recuperación en este 2021.

Así lo muestran los resultados trimestrales de estas compañías en el periodo enero-marzo. Para las dos europeas, L’Oréal y Unilever, ese periodo corresponde al primer trimestre de su ejercicio, mientras que para las dos estadounidenses, Estée Lauder y Procter & Gamble, corresponden al tercer trimestre de su año contable. En todos estos casos sus datos se han comparado con los del mismo trimestre del ejercicio 2019, cuando no había ningún tipo de afectación de la pandemia.

De esos cuatro grandes grupos, tres ya están por encima de las ventas que reportaban entonces. En el caso del principal actor del sector, L’Oréal, la facturación en su primer trimestre fue de 7.614,5 millones de euros, lo que supuso una mejora de casi el 1%. De esta forma da continuidad a lo que ocurrió en el último trimestre de 2020, el primero desde que empezó la crisis sanitaria en el que las ventas superaron las de 2019.

En el caso del primer trimestre de 2021, las categorías prémium, de cosmética activa y la línea profesional son las que ya han recuperado los niveles de 2019, en este último caso con un crecimiento del 36%. Sin embargo, los productos de consumo masivo siguen estando un 9% por debajo de aquellos niveles.

Pero esa mejora tiene, sobre todo, una explicación geográfica: el mercado asiático. Las ventas allí ya están un 16% por encima de las de antes de la pandemia, mientras que en Europa siguen un 8% por debajo o en Norteamérica un 4%. Esto no solo le sucede a L’Oréal, sino también a Estée Lauder.

La compañía estadounidense registró entre enero y marzo unas ventas en Asia Pacífico un 29,6% superiores a las del mismo periodo de 2019, y ha superado como segundo mercado más importante al americano, que en ese periodo ha caído un 20%. En Europa ha podido crecer un 5%. Sumadas todas sus geografías, Estée Lauder registró unas ventas de 3.215 millones, un 3,2% superiores a las de hace dos años.

A estos dos especialistas hay que sumar a los dos gigantes del gran consumo, Unilever y P&G. La primera ha registrado en su primer trimestre unas ventas de 5.034 millones en su negocio de belleza y cuidado personal, lo que implica una caída del 3,2% respecto a 2019. La compañía explica que la demanda en EE UU y Europa es débil, pero se normaliza en China.

P&G recupera con fuerza, con 2.759 millones en su división de belleza, un 8% más que antes de la pandemia, con fuerte de manda en productos de cuidado de la piel.

La acción, a punto de volver a niveles prepandemia

Evolución. El anuncio del lanzamiento de Zara Beauty parece haber reforzado la tendencia positiva que las acciones de Inditex vienen registrando en Bolsa durante el último mes. El lunes, jornada del anuncio, estas se revalorizaron un 1,2%, mientras que en la sesión del martes avanzaron de manera más tímida, un 0,3%. Con este ligero incremento, la acción cerró con un precio de 30,11 euros, su nivel más alto desde marzo, cuando marcó ese mismo valor, que representa el techo para el grupo textil desde que se iniciara la crisis del Covid-19. Inditex aún no ha recuperado la cotización que alcanzó en febrero de 2020, de más de 31 euros, un nivel que todavía no ha conseguido recuperar

Normas
Entra en El País para participar