Operaciones

El Gobierno vasco, dispuesto a entrar con SEPI en ITP Aero

Recurso de la filial de Rolls-Royce contra la sentencia que anula su ERE

Arantxa Tapia, consejera del Gobierno vasco.
Arantxa Tapia, consejera del Gobierno vasco.

El Gobierno vasco está dispuesto a entrar en el capital de ITP Aero junto con SEPI para garantizar el arraigo "local e industrial" de la filial de Rolls-Royce, que hace tiempo que la ha puesto a la venta. Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Ejecutivo de Vitoria, ha reconocido que trabaja junto con el Ministerio de Industria para lograr esa "continuidad" y el futuro de una empresa que necesita de inversiones continuas en desarrollo para consolidar su crecimiento.

Ambos gobiernos no quieren que la venta de ITP Aero se quede en el ámbito de los fondos de inversión, que tienen un plazo limitado de permanencia en sus participadas para conseguir el máximo rendimiento. Tapia ha señalado que ha hablado con "empresas y familias de inversores" para intentar acercarles a ITP Aero.

Unas conversaciones que unos casos han resultado "positivas" y en otros no ha despertado "el interés por participar" en el fabricante de turbinas aeronáuticas de baja presión, que tiene su sede en Zamudio (Bizkaia). Fue la primera empresa de este sector en Euskadi, cuando inició su actividad hace más de un cuarto de siglo.

Tapia no identificó a estos posibles inversores, aunque ha habido contactos con Sener, Gestamp y CAF, que está participada al 1,24 % por el Gobierno vasco. El Ejecutivo de Vitoria también ve con buenos ojos una concentración sectorial, que incluiría a la propia ITP Aero y a la corporación Aernnova, también con sede en Euskadi. Y a Aciturri, con instalaciones en el País Vasco y sede en la cercana Miranda de Ebro (Burgos). Aciturri controla otra empresa del sector, Alestis, en la que participa SEPI.

Por otro lado, ITP Aero recurrirá ante el Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) que ha declarado "nulo" el ERE con 90 despidos que aplicó a las fábricas en Barakaldo y Sestao, ambas en Bizkaia, de su filial PCB. ITP Aero se ha mostrado en "total desacuerdo" con esta sentencia, ya que la reordenación busca "salvaguardar la viabilidad de PCB en el medio y largo plazo". Según ITP Aero, esta participada registra pérdidas desde 2016. El plan de inversiones para devolverla a la rentabilidad se ha truncado por la pandemia, que retrasa a 2026 la recuperación de los niveles de 2019 en el sector aeronáutico.

Normas
Entra en El País para participar