Santander puede vencer el escepticismo

La resistencia sudamericana debería calmar la preo­cupación sobre la calidad del crédito

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. REUTERS

Los inversores no dan suficiente crédito a Santander. Empezó cayendo un 1% tras los resultados, pese a que el ebit del primer trimestre subió casi dos tercios, hasta 3.100 millones. La vacunación ayudó a EE UU a eclipsar a Brasil como mayor contribuyente. Pero incluso en el crucial país lusófono los gastos de morosidad se mantuvieron casi estables.

La resistencia sudamericana debería calmar la preo­cupación sobre la calidad del crédito. Si el banco puede mantener los préstamos dudosos en el 1,08%, lo que significa tal vez 10.000 millones en provisiones anuales, puede obtener 8.600 millones en ingresos netos al año, según nuestros cálculos, basados en las estimaciones de los analistas y una tasa impositiva del 36%. Ello equivaldría a una impresionante rentabilidad del 13% sobre fondos propios tangibles, lo que implica que las acciones que ahora cotizan al 80% del valor contable tangible deberían hacerlo con una prima, suponiendo un coste de fondos propios del 10%. Sería una réplica adecuada a los escépticos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías