Propiedad industrial

Las pymes, carne de cañón de las falsificaciones en internet

Un estudio con motivo del Día Mundial de la Propiedad Intelectual revela su vulnerabilidad. El sector de la moda y el de la electrónica, los más perjudicados

Informe de falsificaciones de la plataforma Smart Protection.
Informe de falsificaciones de la plataforma Smart Protection.

Gobik y Nebbia son dos marcas de ropa deportiva: la primera, española y especializada en indumentaria ciclista personalizada, y la segunda, eslovaca y centrada en ropa de fitness. Pero esto no es lo único que tienen en común ambas empresas. Las dos han sido víctimas de las falsificaciones en internet y ambas han contratado los servicios de una tercera compañía para acabar con estas prácticas, que golpean sus ventas.

En el caso de Gobik, se detectó que muchas tiendas web se abrían con sus productos dirigidos al público español, pero utilizando falsas direcciones. Los ciberdelincuentes incluso utilizaban la misma tecnología que ella para promocionar las falsificaciones, por lo que encontraban tiendas exactamente iguales a la suya.

Javier Perea, CEO de la startup española Smart Protection, dedicada a la protección de las marcas contra las falsificaciones en internet y a combatir la piratería, y a quien han recurrido ambas empresas, cuenta que las falsificaciones en internet son cada día más sofisticadas, y especialmente dramáticas para las pymes, “que tienen una situación de enorme vulnerabilidad frente a las copias ilegales en internet”.

Con motivo del Día Mundial de la Propiedad Intelectual, celebrado este lunes, la compañía antipiratería ha publicado un informe que revela que cuatro de cada cinco pequeñas y medianas empresas en el mundo sufren la usurpación de la marca de sus productos en internet. Es decir, son falsificados y vendidos a través de redes sociales, sitios webs que imitan el de la propia marca y marketplaces. Los sectores más afectados son, por orden, el de moda, electrónica, deportes, hogar, juguetes y belleza y cuidado personal.

El estudio, elaborado por Smart Protection y Andema, la asociación que defiende los derechos de la marca de las empresas en España, ha analizado más de 12.000 compañías con sede en Europa y Norteamérica, que venden productos online y casi 5.200 son pymes de entre 1 y 200 empleados.

Si se desglosan los datos, al 80,24% de esas pymes les falsifican sus productos en internet. Un 15,01% sufre la copia ilegal de sus productos a niveles muy altos, otro 34,09% a niveles altos y un 31,15% está afectado de forma media y baja. Por tanto, solo el 19,76% de las pymes analizadas no registran ningún indicio de infracción.

Si se comparan las cifras con las de las grandes empresas, el dato es algo superior, lo que confirma, según Perea, la tendencia de los infractores de centrarse en pymes y empresas más desprotegidas. En ese caso, el 81,3% puede encontrar copias falsas de sus productos en internet. Un 22,8% lo sufre a un nivel muy alto, otro 35,5% se sitúa en valores altos y un 23% está afectado de forma menos significativa.

En España, la incidencia de falsificaciones en los ecommerce de las pymes es ligeramente más positiva, pero igual de preocupante, pues dos de cada tres sufren este problema.

Los responsables del estudio advierten de que los sectores del juguete y de productos de belleza y cuidado personal son especialmente sensibles, pues una falsificación de este tipo de producto puede causar daños personales y de salud en adultos y menores.

Por geografías, las pymes de EE UU son las que atraen más el foco de atención de los ciberdelincuentes. Y en Europa, el top lo forman Reino Unido, Italia y Francia, seguidos de cerca por España y Alemania.

“Los datos demuestran que a los infractores solo les preocupa la rentabilidad y lo conocido que sea un producto o servicio, y para las pymes, cuyos derechos de propiedad industrial son violados, esto muchas veces supone el cese de su actividad”, dice Javier González, director general de Andema. Según la Euipo, solo el 9% del total de las pymes en la UE son titulares de algún derecho registrado de propiedad industrial, “por lo que difundir la necesidad de proteger esos derechos es más necesario que en las grandes compañías, que están más concienciadas en proteger sus activos intangibles”.

En su opinión, la defensa de las marcas, diseños o patentes en las pymes “es la protección de su innovación”. La plataforma tecnológica de Smart Protection monitoriza en tiempo real posibles infracciones con inteligencia artificial y puede desindexar rápidamente cualquier página ilegal gracias a que forma parte del Programa Google TCRP.

Más patentes en la lucha contra el Covid

Proteger la innovación. La globalización, el aumento de la competencia y el fuerte tirón del comercio electrónico, que rompe la barrera física a la hora de comprar y vender productos, hacen más importante la protección de la innovación por parte de las empresas, tanto de las grandes como de las pymes.

Aumento de solicitudes. Las solicitudes de patentes nacionales aumentaron en 2020, el primer año de crecimiento desde que entrara en vigor la Ley 24/2015, de Patentes. En total se solicitaron ante la Oficina Española de Patentes y Marcas, dependiente del Ministerio de Industria, 1.479 patentes, un 8,9% más. En el ámbito del fomento de la innovación tecnológica, se presentaron 3.409 solicitudes de modelos de utilidad, lo que supone un alza del 24,6%.

Desinfección. Gran parte de la subida se debió al alza de la I+D asociada a la pandemia, ya que un número importante de solicitudes fueron relativas a desinfección (composiciones, recubrimientos, dispositivos, mobiliario, accesorios) y protección (mascarillas, prendas, filtros, pantallas, separadores), además de otras relacionadas con las enfermedades asociadas y su tratamiento.

2021. Los datos provisionales de 2021 apuntan a que en el primer trimestre prosigue la tendencia al alza. Las solicitudes de patentes nacionales de enero a marzo se sitúan en 326, un 5,8% más.

Normas
Entra en El País para participar