El Gobierno permitirá ampliar de 20 a 40 años la concesión de frecuencias de cara a la subasta del espectro 5G

La vicepresidenta de Asuntos Económicos apunta que el gran reto del Plan de Recuperación es llegar a las pymes y rechaza "destejer" reformas del pasado

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

El despliegue de las redes de telecomunicaciones más avanzadas por todo el territorio español será uno de los principales objetivos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que el Gobierno ultima remitir a Bruselas. Para facilitarlo, el Ejecutivo prevé ampliar de 20 a 40 años el plazo de cesión de las licencias del espectro a las compañías privadas.

Así lo ha anunciado la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en el foro Fondos europeos: La gran oportunidad para la transformación de la economía y la empresa española, organizado por El País y Deloitte.

La medida, ha detallado, será aprobada en el Consejo de Ministros de este martes, aprovechando una ley ómnibus que transpone una serie de directivas europeas pendientes en la materia.

La modificación tendrá efectos inmediatos de cara a aprovechar esta posibilidad en la subasta de la red de 700 megahercios, fundamental para el despliegue de la red 5G por todo el territorio nacional, ha defendido.

Hasta la fecha, ha explicado Calviño, el límite legal para la concesión era de 20 años. “Vamos a habilitar que sean ampliables en otros 20 años más”, si bien las especificidades serán establecidas en cada una de las futuras subastas.

“Nos da mayor margen de maniobra para cuando hagamos la subasta de los 700 megahercios, la más importante para el 5G”, ha dicho, puesto que este mayor plazo permite a las empresas tener un periodo más largo de amortización de las inversiones.

Calviño ha aseverado que España parte de una posición de ventaja frente a países vecinos en cuanto a despliegue de red, lo que debe de aprovechar para encabezar la revolución tecnológica que está por venir.

En cuanto al resto de grandes reformas pendientes, como la laboral, la vicepresidenta segunda ha declarado que no se trata de “tejer y destejer” las modificaciones legales del pasado, sino de impulsar nuevas normas para la realidad económica actual.

Uno de los principales retos del Plan, ha admitido, será conseguir que los fondos lleguen a las pymes, que componen el grueso del tejido productivo del país, y asegurarse de que sean invertidos debidamente para, por ejemplo, mejorar la digitalización productiva de las pequeñas empresas.

Normas
Entra en El País para participar