Juego

Codere se hunde otro 9% y pierde el 25% de su cotización en dos días

La acción cierra la jornada del lunes en 0,92 euros, cerca de mínimos históricos

Codere se hunde otro 9% y pierde el 25% de su cotización en dos días

La reestructuración comunicada por Codere sigue teniendo efectos directos en la cotización de sus acciones. Estas han caído este lunes un 9,3% tras el desplome del 17% del viernes pasado, cuando la compañía anunció el acuerdo para su reestructuración financiera y societaria.

Un acuerdo que tendrá un impacto directo en los actuales accionistas del grupo y que explican la cascada de operaciones de venta que el valor ha protagonizado desde entonces en Bolsa. Entre el viernes y la jornada del lunes, los títulos de Codere han perdido una cuarta parta de su valor y hoy han cerrado en 0,92 euros, acercándose a sus mínimos históricos. Su suelo está en los 0,88 euros que marcaron en mayo del año pasado.

Como comunicó la compañía de juego, la refinanciación y reestructuración contempla que los bonistas, sus principales acreedores, tomen el 95% del grupo. Sociedades de inversión como Jupiter AM, Invesco, Dryden Capital, PGIM o Davidson Kempner se harán con su control a través de una nueva sociedad holding que se creará en los próximos meses. La actual cabecera, Codere SA, y que es la que cotiza en Bolsa, desaparecerá y sus actuales accionistas pasarán a tener solo un 5% de la futura compañía. 

Estos acreedores han ejecutado la prenda sobre las acciones de Codere Luxco 2, sociedad luxemburguesa bajo la que Codere desarrolla su operativa, y que eran garantía ante posibles impagos en la emisión de bonos sénior por 500 millones de euros y 300 millones de dólares. La compañía no tenía capacidad para afrontar el pago de los intereses de esa deuda, lo que condujo a las partes a dar una salida alternativa a la crisis que atraviesa por el efecto que la pandemia ha tenido en su negocio.

Los actuales accionistas, entre ellos los fondos Silver Point (23,2%), M&G (21%), Abrams (8,7%) y Contrarian (7,2%), además de los fundadores del grupo, los Martínez Sampedro y los pequeños inversores, serán diluidos a la mínima expresión. Estos tendrán la posibilidad de canjear sus títulos por acciones de la nueva cabecera o venderlos a un precio que deberá fijarse. También podrán suscribir warrants que darán derecho a recibir un 15% de una futura venta del grupo por al menos 220 millones.

Normas
Entra en El País para participar