Las regiones con la vivienda más cara triplican la tasa de pisos compartidos de las más baratas

Casi el 10% de casas cuenta con miembros que no conforman núcleo familiar

Canarias y Baleares tienen las mayores cifras

Pisos compartidos en España Pulsar sobre el gráfico para ampliar

De los más de 18,7 millones de hogares que hay registrados actualmente en España casi 1,8 millones, el 9,6%, son compartidos, ya sea entre dos o más personas que no conforman ningún núcleo familiar entre sí, entre una familia y uno o más individuos ajenos a ella o, por último, entre dos o más núcleos familiares. Los datos, recopilados y actualizados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en la Encuesta continua de hogares, muestran además las notables diferencias que hay entre las autonomías. Así, las regiones con la vivienda más cara –ya sea en forma de compraventa o de alquiler– doblan o incluso triplican la tasa de hogares compartidos de las que tienen la vivienda más asequible.

Los dos archipiélagos son de lejos las comunidades con el porcentaje de pisos compartidos más elevado, en sintonía con los precios de las casas y el grado de tensión del mercado residencial. Canarias, con una tasa del 15,3%, y Baleares con una del 14,4%, casi triplican a Castilla y León, que supera por muy poco el 5%. Extremadura y Castilla-La Mancha también se encuentran en la parte final de la tabla, con respectivas proporciones del 6% y el 6,6%, justo la mitad que las que alcanzan Ceuta, Melilla y Galicia, con tasas que oscilan entre el 12% y el 14%. Madrid y Cataluña, por su parte, también están por encima de la media nacional al pasar del umbral del 10%. Por muy poco, Andalucía y Cantabria también superan la frontera que marca el 9,6%.

Los precios de la vivienda en compraventa cerraron 2020, el año que analiza la encuesta de hogares del INE, con Madrid, Cataluña y Baleares, además de Ceuta y Melilla, en primera posición, también según los datos de Estadística. El índice oficial de precios del alquiler del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, esta vez con datos de 2018, también apunta a estas regiones por tener varias de sus zonas tensionadas.

En España, atendiendo a los datos del INE, las viviendas compartidas más comunes (más de 800.000 hogares a nivel estatal) son aquellas en las que conviven un núcleo familiar con personas ajenas a él. En este apartado, detalla Estadística, entran tanto los propios familiares directos del núcleo concreto como allegados o meros compañeros de piso con los que distribuir los gastos. Esta opción, a pesar de ser la mayoritaria, ha caído entre 2019 y 2020 casi un 1%.

En menor proporción, con unos 567.000 hogares en todo el país, se encuentran las viviendas con compañeros que no tienen ningún tipo de vínculo familiar entre sí, una tipología que ha crecido un 1,7% entre un ejercicio y otro. Finalmente, en más de 430.000 casas habitan dos o más núcleos familiares frente a las 423.000 registradas en 2019.

Por régimen de tenencia y a nivel estatal, en 850.000 de los 1,8 millones de viviendas que hay compartidas en España vive entre otros el dueño del inmueble. En este apartado, bien porque haya sido heredada o porque ya haya sido pagada, la vivienda no tiene gastos pendientes.

En otras 323.000 viven propietarios que todavía tienen préstamos que abonar y en 535.000 inmuebles los compañeros de piso pagan mensualmente un alquiler. El resto, unas 86.000 viviendas, son gratuitas, han sido cedidas o cuentan con algún tipo de rebaja.

La oferta se dispara

Según datos dados a conocer la semana pasada por Idealista, la oferta de habitaciones en piso compartido en las capitales de provincia españolas se disparó un 93% en el año de la pandemia. La ciudad en la que más creció la oferta fue Madrid, con un aumento del 180% en los últimos doce meses, seguida de Murcia (149%) y Ourense (144%). Entre otras grandes capitales, Sevilla creció un 116%, Málaga un 89%, Barcelona un 77% y Alicante un 65%. Solo nueve capitales de provincia experimentaron descensos, entre las que destacan Huesca (-33%) o Burgos (-25%).

Más casas en propiedad

La encuesta de los hogares actualizada por el INE, más allá de las viviendas compartidas, también muestra el avance de la propiedad frente al alquiler a lo largo del último ejercicio. Así, durante el pasado año, unos 14,5 millones de hogares operaban en régimen de propiedad, ya fuese pagada totalmente, heredada o con créditos pendientes, frente a los 3,2 millones que estaban arrendadas. El primer grupo sumó entre 2019 y 2020 unas 170.000 viviendas, mientras que las arrendadas se recortaron en torno a las 150.000.

La propiedad, a grandes rasgos, está más asentada en el norte, este y centro del país, exceptuando a Madrid. En zonas como Galicia, Asturias, Cantabria, Navarra, las dos Castillas o Extremadura, los hogares en propiedad rozan el 80% y el alquiler no llega al 15% (el resto serían inmuebles cedidos). En cambio, en Baleares y Cataluña el arrendamiento roza el 30%, mientras que en Madrid, Canarias o Aragón se encuentra en tasas superiores al 20%.

Normas
Entra en El País para participar