Apuestas

Los bonistas capitalizan 350 millones de deuda y toman el control del 95% de Codere

Estos inyectarán hasta 225 millones de euros en nuevas emisiones de deuda

Los bonistas capitalizan 350 millones de deuda y toman el control del 95% de Codere

Codere cerró en la madrugada del jueves al viernes un acuerdo de refinanciación con sus bonistas, los principales acreedores del grupo, que implicará la toma de control por parte de estos de la mayoría accionarial de la empresa. En concreto, se harán con el 95% de las acciones de una sociedad holding de nueva creación mientras que los accionistas actuales se quedarán con apenas el 5%. Sus títulos se han desplomado un 17% en Bolsa. Su cotización llegó a estar inhibida por un exceso de órdenes de venta.

Un vuelco en la compañía de juego provocado por sus continuas necesidades de financiación, debido al hundimiento de los ingresos ocasionado por la pandemia y al endeudamiento progresivo en el que ha incurrido en los últimos meses para salvar la situación. Una sucesión de acontecimientos que, como adelantó CincoDías el 10 de febrero, provocó adelantar un nuevo proceso de negociación, en principio previsto para 2022.

Como parte del acuerdo, los bonistas de Codere capitalizarán 350 millones de euros de la deuda existente, correspondientes a las emisiones de bonos que mantiene en el mercado. Con ello, el endeudamiento de la compañía quedará en el entorno de los 700 millones de euros, tres veces el ebitda que espera tener una vez acabe la pandemia. Un nivel que las partes consideran "sostenible".

Pero el problema más acuciante era el de la liquidez. Codere ya aplazó el pago del cupón de los bonos que tenía que abonar en marzo y tenía que afrontar otro en abril con una caja en los huesos. Una situación a la que dará respuesta con nuevas emisiones de bonos, herramienta habitual en la compañía. Durante el proceso llegará a emitir 250 millones en este tipo de instrumentos, pero en diferentes fases.

En un primer momento, se inyectarán  30 millones de euros de manera inmediata y otros 70 antes de que acabe el mes de mayo a través de unos bonos puente. A esos primeros 100 millones se sumará otro tramo de 125 al cierre del proceso de reestructuración, que la empresa prevé cerrar a principios del último trimestre del año. Además, ha prolongado los vencimientos de las emisiones que se mantienen en el mercado en tres años, llegando hasta septiembre de 2026 y noviembre de 2027.

Cuando este proceso se culmine, se acometerá la creación de esa nueva empresa cabecera que será controlada en un 95% por los bonistas. Los actuales accionistas, que pasarán a tener apenas el 5%, recibirán unos warrants con los que tendrán derecho a recibir hasta un 15% de una futura venta de la empresa si esta se produce con una valoración superior a 220 millones de euros en un plazo de 10 años. Una herramienta parecida a la que utilizó Deoleo en su reestructuración para compensar a los pequeños accionistas que quedaron diluidos por la capitalización de la deuda por parte de sus acreedores.

Como último paso, el grupo liquidará Codere SA, "proceso que permitiría que sus actuales accionistas pudieran pasar a tener participaciones en el capital de la nueva cabecera del grupo u, opcionalmente, una compensación económica que resultaría de la venta de la parte proporcional de sus acciones". Todo ello tiene que pasar por el visto bueno de la junta general de accionistas. Según la empresa, esos acuerdos "ya con respaldo accionarial mayoritario", en concreto del 60%.

"Con la implementación de esta restructuración, Codere espera asegurar el futuro de la compañía, gracias a la confianza de sus bonistas en las perspectivas del grupo, en su equipo gestor y en los más de diez mil empleados que integran la organización", dice la compañía en un comunicado.

Normas
Entra en El País para participar