Credit Suisse da oportunidades para brillar al nuevo jefe de UBS

Podría ser el banco que minimiza los riesgos, incluidos los relacionados con las cuestiones ASG, algo que normalmente no se asocia con la banca suiza.

Ralph Hamers, CEO de UBS.
Ralph Hamers, CEO de UBS. reuters

El nuevo CEO de UBS, Ralph Hamers, tiene la oportunidad de situarlo muy por delante de Credit Suisse. El holandés, que asumió el cargo a finales de año, parte de una buena posición. UBS cotiza con una ligera prima sobre el valor contable tangible a futuro, frente al descuento del 40% de su rival. Es cierto que tiene el riesgo de una investigación holandesa sobre su gestión en ING (los fiscales le acusan de no detectar blanqueo). Pero eso palidece frente a los problemas a los que se enfrenta su vecino.

La caza de clientes descontentos es una tarea fácil, sobre todo para los inversores, las familias ricas y las empresas que pueden perder dinero de los fondos de gestión de activos congelados vinculados a Greensill. Algunos de los negociadores de fusiones, traders y gestores de patrimonios de Credit Suisse también podrían estar dispuestos a marcharse. Cualquier compensación basada en acciones que se les deba puede haber bajado su valor en una cuarta parte desde finales de febrero.

Más importante es cómo situar UBS estratégicamente con respecto a Credit Suisse y a otras entidades similares. Hamers podría apostar por todo lo que Credit Suisse no es. Mientras el banco de inversión de este acaba de hacer un agujero en el ratio de capital del grupo, UBS podría redoblar la gestión del riesgo y asignar más capital fuera de las actividades de trading.

Con Gottstein dedicando energía a superar los escándalos, que se remontan al episodio de espionaje de su predecesor, Tidjane Thiam, Hamers podría situar UBS como un banco que adopta mejores prácticas, por ejemplo, invirtiendo en tecnología punta para mejorar su cumplimiento de las normas de conocimiento del cliente y de lucha contra el blanqueo.

En resumen, UBS podría ser el banco que minimiza los riesgos, incluidos los relacionados con las cuestiones ASG, algo que normalmente no se asocia con la banca suiza. Además, Hamers podría fijar objetivos claros para abandonar los negocios vinculados a los combustibles fósiles, e incluso incorporarlos a su salario. Por improbable que parezca, UBS puede convertirse en el banco suizo con un propósito.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías