Deporte

Los clubes ingleses abandonan la Superliga y dejan el proyecto herido de muerte

Manchester United, Liverpool, Manchester City, Arsenal y Tottenham hacen oficial su salida del proyecto

Un aficionado del Manchester City porta una pancarta en la que pide cancelar la Superliga, este martes en una manifestación en Londres.
Un aficionado del Manchester City porta una pancarta en la que pide cancelar la Superliga, este martes en una manifestación en Londres. AFP

El proyecto de 12 de los grandes clubes europeos de crear la Superliga de fútbol ha durado, exactamente, 48 horas. Las que separan el anuncio oficial de su fundación, en la medianoche del pasado domingo, y la cascada de comunicados de los equipos ingleses involucrados haciendo oficial su renuncia ante la sucesión de reacciones negativas que la iniciativa ha suscitado en todo el mundo. Anuncios que se han publicado una vez concluida la reunión de urgencia mantenida por esos 12 equipos y en la que han tomado la decisión.

Manchester United, Liverpool, Chelsea, Manchester City, Arsenal y Tottenham Hotspur han comunicado oficialmente en la noche del martes que han iniciado el proceso para desvincularse del proyecto. Especialmente relevante es el caso del United, junto a Real Madrid y Juventus uno de los grandes impulsores y que ostentaba una vicepresidencia en la Superliga. Esta mañana la agencia de noticias italiana Ansa publica que el Inter de Milán sale también del proyecto, otros medios italianos indican también el la marcha del otro equipo lombardo, AC Milán.

Un efecto dominó que comenzó en la tarde del martes. Cientos de aficionados del Chelsea se manifestaron en los alrededores de su estadio, Stamford Bridge, para expresar su rechazo a la Superliga y pedir la salida del club de la misma. Medios como la BBC o Sky informaron que el club, propiedad del multimillonario ruso Roman Abramovich, había tomado la decisión de abandonar. Sin embargo, el primero en hacerlo oficial fue el Manchester City. Este lanzó un comunicado en el que confirmaba haber "iniciado los procedimientos formales para renunciar a su puesto en el grupo que planea la creación de la Superliga europea".

Al borde de la madrugada le ha seguido el Manchester United. "El Manchester United no participará en la Superliga europea. Hemos escuchado atentamente la reacción de nuestros fans, del gobierno del Reino Unido y otras partes interesadas. Seguimos comprometidos en trabajar con otras partes de la comunidad del fútbol para encontrar soluciones sostenibles a los desafíos a largo plazo que enfrenta el deporte". Además, también en la noche del martes, el club ha confirmado la renuncia de su vicepresidente ejecutivo Ed Woodward con efectos al final de la temporada. Las acciones del United se desplomaron un 6% al cierre de la sesión.

El Liverpool, por su parte, dice haber recibido "manifestaciones de varias partes interesadas, internas y externas a los que nos gustaría agradecer sus valiosas contribuciones", confirmando su salida del proyecto.

El Arsenal ha ido un poco más allá y se ha disculpado ante sus aficionados. "Nunca fue nuestra intención causar tanta angustia, pero cuando llegó la invitación para unirnos a la Superliga, sabiendo que no había garantías, no queríamos quedarnos atrás para proteger el futuro del Arsenal. Cometimos un error y pedimos disculpas por ello", dice su comunicado de renuncia.

El proyecto, liderado por el presidente del Real Madrid Florentino Pérez, queda tocado de muerte. En la madrugada del miércoles los equipos que permanecen en la Superliga emitieron un comunicado defendiendo la legalidad de su propuesta, pero admitiendo el daño. "Dadas las circunstancias, vamos a reconsiderar las medidas apropiadas para rediseñar este proyecto, teniendo siempre en mente ofrecer a los aficionados la mejor experiencia posible y reforzar la solidaridad para toda la comunidad futbolística".

Durante el martes la Superliga recibió otro varapalo, después de que el PSG también confirmara su rechazo a participar del torneo y apoyar a la UEFA, como hizo el lunes el Bayern de Munich. De hecho el consejero delegado del club bávaro, Karl-Heinz Rummenigge, y el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, han sido ratificados este martes como miembros del comité ejecutivo de la UEFA.

Así, el megaproyecto futbolístico que aspiraba a recaudar 4.000 millones anuales por los derechos de emisión ha perdido en apenas 48 horas a al menos la mitad de los fundadores y provocado un insólito consenso deportivo, político y social generalizada. Numerosas voces dieron la bienvenida a la decisión de los equipos ingleses. "Celebro el anuncio de anoche", dijo el premier Boris Johnson. "Es el resultado correcto para los aficionados, los clubes y las comunidades de todo el país. Debemos seguir protegiendo nuestro apreciado juego nacional".

La eventual salida al menos dos de los equipos italianos (Inter y Milan), según los medios locales dejaría la Superliga en una competición con cuatro equipos: Real Madrid y Juventus, que han liderado el proyecto, junto a FC Barcelona y Atlético de Madrid.

Normas
Entra en El País para participar