Movilidad aérea urbana: retos legales y operativos

El uso de drones permitirá responder a las demandas de control y logística de la nueva estructura operativa de las grandes ciudades

Movilidad aérea urbana: retos legales y operativos

Tiempos duros y para duros. Toca reinventarse y generar valor. El Transporte y la Logística están siendo un gran canalizador de este crecimiento nacional basado en la innovación y sostenibilidad.

Para el año 2030 se calcula que el 60 % de la población mundial será urbana. Ello conllevará una necesaria reestructuración operativa de la movilidad de las grandes ciudades. Por ello, ya se está trabajando desde el sector aeronáutico en el entorno del proyecto Urban Air Mobility así como el proyecto Flying Forward (formado por seis países, doce socios, y con Zaragoza como uno de los referentes operativos para el resultado final).

La movilidad urbana está cambiando. Es un hecho. Ya no es la primera opción un coche en propiedad para desplazamientos urbanos diarios. Se opta por alquileres de vehículos por minutos. El teletrabajo como forma habitual de desempeño laboral ha llegado para quedarse.

En definitiva, la movilidad urbana está cambiando, y con ello, la logística diaria. En este ámbito, la operativa de traslado de personas y mercancías requiere matices, con tres objetivos principales: reducción de costes, de humos y de tiempos. Para ello, el sector aeronáutico aporta un gran valor añadido: el uso de drones.

A día de hoy, se plantean los siguientes usos en el ámbito urbano-operativo: control de masas mediante captación de imágenes; control de movilidad peatonal en momentos de cierre perimetral de la ciudad y traslado de pequeña paquetería desde los polígonos al centro de la ciudad (última milla).

Ahora bien, como todo proyecto plantea retos legales y retos operativos. Abordemos ambos contextos.

Los retos operativos pasan por una premisa mayor: garantizar una aeronavegabilidad segura. A su vez, en el ámbito logístico, el punto final de descarga de la mercancía portada dentro de la ciudad genera diferentes posibilidades aún no resueltas.

Con la entrada en vigor el pasado 1 de enero del nuevo ordenamiento legal aplicable al uso y fabricación de drones (Directivas 945 y 947) se establece un escenario de cierta seguridad jurídica en torno a tres grandes categorías para su uso: abierta, específica y certificada, según el peso, altura y uso final del aparato.

A su vez, el Ministerio de Fomento está terminando de perfilar un real decreto que reducirá la distancia aeródroma (8 kms de distancia, como mínimo, entre el lugar del vuelo del dron y el aeropuerto más próximo) y hasta 60 metros de altura en zonas aéreas controladas. Se habla, incluso, de la posibilidad del vuelo libre en espacio aéreo controlado.

De ser así, posibilitaría la logística aérea a través de estos aparatos. Ahora bien, el principal reto legal y operativo al que se enfrenta Europa para la incorporación de los drones a la logística diaria urbana es el llamado U-Space. Hablamos de un conjunto de servicios digitales que unificará el espacio aéreo permitiendo la coordinación segura de drones, aerotaxis y helicópteros de vuelo bajo. Se está perfilando este gran proyecto en la Comisión Europea. Entrará en vigor el 26 de enero del 2023.

Los retos legales operativos en el ámbito del control de personas y de masas, plantea interpretaciones legales matizables sobre el tipo de tratamiento posterior de las imágenes captadas y su cadena de custodia a efectos de prueba pericial posterior en un proceso judicial. Respecto a la contaminación acústica que genere un número considerable y diario de drones sobrevolando una ciudad puede conllevar ciertas dudas sobre la aplicabilidad real de la ISO 14001 en el ámbito de la protección del medio ambiente.

En definitiva, la movilidad urbana aérea está generando un contexto ideal para el crecimiento de nuestra industria, a través de incubadoras de ideas en diferentes clausters y polos aeronáuticos de España, unificando la iniciativa pública y la privada, verdadero y único camino de crecimiento y sostenibilidad nacional.

Pedro Fdez-Villamea Alemán. Abogado ICAM. Vocal y Coordinador AEDAE, Asociación Española de Derecho Aeronáutico y Espacial.


Normas
Entra en El País para participar