Telefónica extiende los ajustes y lanza un plan de bajas voluntarias en Perú

El objetivo de la teleco es salida de cerca de 800 empleados

La filial registró una caída de ingresos del 16% durante 2020

Telefónica extiende los ajustes y lanza un plan de bajas voluntarias en Perú

Telefónica prevé poner en marcha nuevas medidas de contención de costes en Latinoamérica. De momento, el primer movimiento puede tener lugar en Perú, donde la operadora ha puesto en marcha un plan de bajas voluntarias. En principio, la intención de la compañía es que salgan en torno a 800 personas.

En un hecho relevante remitido a la Bolsa de Lima, Telefónica del Perú ha señalado que, como parte de los cambios estructurales que se vienen implementando para mejorar el funcionamiento operativo de la empresa en el largo plazo, ha convocado a sus organizaciones sindicales y trabajadores no afiliados a reuniones de negociación para encontrar alternativas al eventual inicio de un procedimiento de cese colectivo ante la Autoridad Administrativa de Trabajo.

“Entre dichas alternativas, ha propuesto el lanzamiento de un Plan de Retiro Voluntario con incentivos económicos y prestacionales, medida que beneficiará a los trabajadores y permitirá a la compañía alcanzar sus objetivos de reorganización estructural”, explica Telefónica del Perú, que añade que hará su “máximo esfuerzo para que este proceso ofrezca las mejores condiciones para sus trabajadores”.

Telefónica del Perú contaba con 4.165 empleados a la conclusión del ejercicio de 2020, según indica en su memoria financiera anual (el grupo tenía en su conjunto en el país 4.893 empleados). La cifra ya supone un 6,7% menos que en la misma fecha del año anterior, cuando la plantilla de la operadora sumaba 4.468 personas.

En la citada memoria, Telefónica del Perú indica que, en agosto 2020, su dirección inició un programa de retiro identificándose posiciones que no se adecuaban al modelo de negocio, que supuso el cese de 130 colaboradores. Posteriormente, en diciembre, la compañía identificó 25 posiciones adicionales, precisando que se desvincularían durante el primer trimestre de 2021. Los costes de desvinculación de ambos planes sumaron cerca de 56 millones de soles (unos 12 millones de euros).

Los sindicatos de Telefónica del Perú han rechazado el nuevo plan de bajas, con fuertes críticas a la compañía.

Caída de ingresos

Telefónica busca hacer sostenible la filial peruana, que en 2020 registró una caída de ingresos del 16,7% en términos orgánicos (un 21,7% reportado), hasta 1.645 millones de euros. El ebitda bajó un 43% orgánico (46% reportado), hasta 167 millones. El resultado operativo fue negativo en 84 millones, por 71 millones en 2019, por los menores ingresos por servicios y el incremento de la provisión por incobrables. La operadora se vio penalizada por el impacto en el país de la crisis del Covid-19 (Perú es de los países más castigados del continente). “Los ingresos se vieron negativamente afectados por las políticas de descuento realizadas a clientes y la menor actividad comercial”, dijo la teleco en su memoria, donde indica que desactivó 660.000 líneas de prepago móvil.

La teleco, en cualquier caso, sigue siendo líder en el país, con una cuota del 68% en la telefonía fija, del 63,9% en la banda ancha y del 62,2% en la TV de pago. En el segundo semestre inició una recuperación en el negocio móvil con una mejora de la actividad comercial y la fidelización.

Telefónica del Perú está integrada en Hispam, la división que agrupa los activos en Latinoamérica, con excepción de Brasil. Es el segundo en aportación de ingresos a esta división, por detrás de Argentina. Con Hispam, Telefónica ha abierto la puerta a la posible entrada de inversores en estos negocios, con distintas opciones, desde la venta en su totalidad o por países (donde Perú podría entrar), la salida a Bolsa o la ejecución de operaciones corporativas por países.

A su vez, Telefónica lanzó en 2020 una oferta para adquirir las acciones en poder de los inversores minoritarios de la filial, alcanzando una participación del 98,94% del capital.

De cara a 2021, Telefónica podría tener que afrontar subastas de espectro en Perú, en las bandas 1.750–1.780 MHz, 2.150–2.180 MHz y 2.300–2.330 MHz, que podrían suponer nuevas salidas de caja.

Normas
Entra en El País para participar