Finanzas

Muere Bernard Madoff, creador de la mayor y más selecta estafa piramidal

El financiero ha fallecido en prisión, donde cumplía una condena de 150 años

El financiero Bernard Madoff (1938), creador de una gigantesca estafa piramidal en Wall Street que perduró durante lustros y explotó en 2009, ha fallecido en prisión, donde cumplía una sentencia de 150 años, según ha confirmado la oficina federal de prisiones estadounidense. La estafa de Madoff alcanzó los 65.000 millones de dólares, y entre sus víctimas se contaba lo más granado de la elite financiera: fondos de inversión, de pensiones, aseguradoras, oficinas de banca privada y grandes fortunas.

Disfrazado de un grupo financiero que constaba de una asesoría de inversiones y una firma de corretaje, las operaciones  de Madoff seguían el esquema clásico de las estafas piramidales: prometía grandes rendimientos a sus clientes, pero éstos no se abonaban con el retorno de las inversiones, sino con los fondos aportados por nuevos clientes.Entre ellos se contaban actores como Kevin Bacon o John Malkovich o fundaciones asociadas a Steven Spielberg o el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel. Buena parte de sus víctimas formaban parte de la comunidad judía de Manhattan.

La consistente rentabilidad (teórica) de las inversiones con las firmas de Madoff y lo selecto de su clientela prolongaron su actividad durante casi dos décadas; desde principios de los años 90 hasta que las turbulencias financieras derivadas de la quiebra de Lehman Brothers desenmascararon la realidad, toda vez que no pudo reembolsar el dinero a los clientes.

Bernard Madoff, cuyo hijo fue encontrado muerto con indicios de suicidio poco después de estallar el caso, estaba recluido en una prisión de seguridad media en Carolina del Norte. Según AP, el fallecimiento se debe aparentemente a causas naturales. "Cuando empecé con este problema, este delito, creí que sería que sería algo de lo que podría salir, pero eso se volvió imposible", dijo Madoff al tribunal que le juzgó. "Por más que lo intenté, más profundo cavé mi un agujero", aseguró antes de pedir disculpas.

Su actividad financier empezó en mercados no oficiales, donde actuaba como creador de mercado para acciones de bajo precio (penny stocks) en los años 70. Fue uno de los cinco intermediarios que crearon el mercado Nasdaq en competencia con la Bolsa de Nueva York. Las actividades fraudulentas arrancaron en los años 90.

Madoff indicaba a sus clientes que compraba cestas de acciones que replicaban el índice S&P 500 y que obtenía rendimientos a prueba de turbulencias mediante las operaciones con opciones. Sus clientes, entre ellos algunos de los más prominentes bancos, fondos y asesores financieros del mundo, no preguntaron cómo se obtenían los rendimientos. La SEC recibió seis chivatazos sobre Madoff, alguno de ellos muy detallado, pero no se hicieron ni las mínimas pesquisas. Las cuentas de Madoff, pese al tamaño de sus inversiones, eran auditadas por una firma sin actividad aparente.

Operaciones en España

España fue, tras EE UU y Suiza, el país con mayor número de afectados por el escándalo Madoff. El grueso de los estafados fueron clientes de banca privada de Banco Santander a los que se ofreció el fondo de inversión Optimal Strategic Us Equity, gestionado por su filial suiza Optimal Investment Services, cuyos activos ligados a Madoff pasaron a valer cero.

Con 2.330 millones de euros de exposición (2.010 de institucionales clientes de banca privada internacional y el resto de clientes de este área en España), Santander fue la entidad más afectada del globo tras Fairfield (EE UU). Tras defender su gestión, aduciendo que los supervisores nunca alertaron sobre Madoff, Santander acabó ofreciendo a sus clientes una compensación: el canje del 100% de su inversión inicial (descontando los réditos hipotéticamente obtenidos) por participaciones preferentes del grupo con un cupón anual del 2%. El 97% de los afectados aceptaron esta solución.

Normas
Entra en El País para participar