Petróleo

Aramco vende el 49% de sus oleoductos por 10.400 millones

La estadounidense EIG Global Energy Partners lidera el consorcio de los compradores

Amin H. Nasser, presidente y CEO de Saudi Aramco.
Amin H. Nasser, presidente y CEO de Saudi Aramco. Reuters

El gigante petrolero Saudí Aramco ha acordado la venta por 12.400 millones de dólares (unos 10.400 millones de euros) del 49% en sus oleoductos a un consorcio liderado por la gestora estadounidense especializada en energía EIG Global Energy Partners. Es la mayor operación de la empresa desde su salida a Bolsa por 29.400 millones de dólares a finales de 2019.

El acuerdo supone el traspaso de una participación del 49% de la filial de oleoductos, de manera que el grupo saudí mantendrá una participación del 51% restante en la nueva empresa. La filial, de reciente creación, incluye todos los oleoductos existentes y futuros de Aramco en Arabia Saudí,  que conectan los yacimientos petrolíferos con las redes de distribución.

Aramco Oil Pipelines transporta el 100% del crudo de Aramco producido en el país, según la concesión, que le da derecho a recibir por 25 años el pago de las tarifas que han de abonarse por el transporte del oro negro a cambio de encargarse del mantenimiento y desarrollo de la red.

La gestora EIG, que ha invertido unos 35.000 millones de dólares en sus 39 años de historia en energía e infraestructuras energéticas, ha sido el inversor que ha capitaneado de la operación y trabajará con Aramco en los próximos días para decidir sobre otros inversores del consorcio, según fuentes conocedoras de las negociaciones. Uno de los fondos soberanos de Abu Dabi, Mubadala, está en conversaciones para formar parte del acuerdo, en el que HSBC ha sido el asesor financiero del comprador y Latham & Watkins, el jurídico.

El líder del consorcio ha invertido desde 1982 en 365 proyectos o empresas en 36 países de los seis continentes. Entre los clientes de EIG se encuentran muchos de los principales planes de pensiones, compañías de seguros, dotaciones, fundaciones y fondos soberanos de Estados Unidos, Asia y Europa. EIG tiene su sede en Washington y cuenta con oficinas en Houston, Londres, Sídney, Río de Janeiro, Hong Kong y Seúl.

Aramco mantendrá el control operativo de la red de oleoductos y asumirá todos los riesgos de explotación y de gastos de capital, según un comunicado de ambas firmas. El acuerdo no afectará a la producción de petróleo de Aramco. Aramco también ofrecerá financiación preparada que los compradores pueden utilizar para respaldar su compra, según Reuters.

Tras esta llegada de liquidez a su balance, Aramco prepara nuevos movimientos. "Seguiremos explorando oportunidades que apuntalen nuestra estrategia de creación de valor a largo plazo", aseguró el consejero delegado de la empresa saudí, Amin Nasser.

Otros inversores que han estado en el  proceso de compra son los fondos estadounidenses Apollo y Global Infrastructure Partners (GIP).  La gestora de activos estadounidense BlackRock y la canadiense Brookfield retiraron de la puja, según informó Reuters el 6 de abril, citando fuentesconocedoras de la operación.

Normas
Entra en El País para participar