Andrés Sacristán, un tramo más en la carretera de Cintra y Ferrovial

El nuevo consejero delegado de la filial de autopistas domina el mercado estadounidense

Andres Sacristán, nuevo consejero delegado de Cintra.
Andres Sacristán, nuevo consejero delegado de Cintra.

Un experto en construcción para dirigir la filial de autopistas de Ferrovial. Andrés Sacristán (Madrid, 1971) lleva la mayor parte de su vida profesional en la empresa de Rafael del Pino, y cuatro años en Estados Unidos, el principal mercado de Cintra. El reto, mantener el ritmo de proyectos mientras se recupera el del tráfico, tras las restricciones impuestas durante la pandemia.

Las concesiones están de moda, como demuestra la oferta de ACS esta semana por Autostrade, la empresa de las carreteras italianas. Es un negocio recurrente y sólido, frente a la dependencia del ciclo económico de la construcción. Además, en muchos casos la gestión de las vías va unida a su desarrollo previo: el nombramiento de Sacristán va en esa línea, por su conocimiento de ambos sectores.

El directivo es de Ferrovial de toda la vida. Ingeniero de caminos, canales y puertos por la Universidad Politécnica de Madrid, luego hizo un máster en diseño de estructuras. En 1998 entró en FCC, donde pasó tres años, destinado en Canarias.

Después se volvió a Madrid, ya con Ferrovial, en el ámbito de la construcción. Tras unos años como director de proyectos, y director regional de Andalucía y centro peninsular, da el salto a aparcamientos, donde la empresa era fuerte entonces. Allí fue director de desarrollo.
En 2007 pasa a autopistas. Sale por primera vez de España, a Irlanda. En Dublín se ocupa de las operaciones de la carretera Eurolink M4. A su vuelta a España es responsable de la Radial 4 de Madrid, que acabaría siendo un fiasco, y del parking de Serrano de la capital.

Luego empieza, en 2010, a dirigir Cintra España, con responsabilidad sobre radiales y aparcamientos, donde había bastante negocio. Tuvo mucha visibilidad porque fue vicepresidente de la patronal Aseta (Asociación de Sociedades Españolas Concesionarias de Autopistas, Túneles, Puentes y Vías de Peaje), luego absorbida por Seopan (Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras). También entonces entró en el comité de dirección de Ferrovial.

En 2013 lo nombran jefe de Cintra para Europa, y dos años después, de nuevos mercados, con especial atención a Latinoamérica (Colombia, adonde regresó en 2015 con Ruta del Cacao) y Australia (en el que entró ese mismo año con el proyecto Toowoomba), para ir más allá de EE UU, Reino Unido y España.

El gran paso
En 2017 lo designan presidente y consejero delegado de la autopista de Toronto (Canadá) 407-ETR, considerado el pulmón derecho de Ferrovial (el izquierdo es el aeropuerto de Heathrow) y la mejor concesión del mundo en cuestión de dividendos: además de su intenso tráfico, permite fijar las tarifas a la empresa en función, precisamente, de la afluencia.

Ese nombramiento reflejó la total confianza del presidente ejecutivo Rafael del Pino en Sacristán. Su mandato coincidió con un momento delicado, con movimientos accionariales tras los que la empresa española perdió la mayoría del capital, aunque pudo seguir controlando la gestión.
Al igual que su predecesor, Alejandro de la Joya, Sacristán proviene de la construcción: la mayoría de las concesiones llevan incorporado el desarrollo de las obras, por lo que para Ferrovial es clave que Cintra lo dirija alguien experto que pueda potenciar las sinergias.

Referencia en EE UU
Es extremadamente amable, y se conoce al dedillo las autopistas. En el último año, además, ha incorporado toda la responsabilidad de la filial de Estados Unidos. Se quedará allí, el principal mercado de la constructora, sobre todo en Texas, así como en Virginia y Carolina del Norte.
Dentro de Ferrovial, Sacristán compartía peso en EE UU con Belén Marcos, presidenta de la filial en el país hasta que en septiembre fichó por la francesa Vinci como vicepresidenta ejecutiva de autopistas. Tras su marcha, solo quedaba él como gran referencia en Norteamérica. Su nombramiento es un premio tanto a la fidelidad como a la trayectoria.

La empresa
Cintra cuenta con 23 concesiones en casi una decena de países, gestionando 1.474 kilómetros. Está especializada en proyectos complejos de alto valor en zonas de congestión urbana, y presume de ser pionera en el desarrollo de los managed lanes (carriles gestionados: es decir, que el peaje es variable o que algunos vehículos, como los de alta ocupación, tienen preferencia) en Estados Unidos.

Opera, entre otras, las vías NTE y LBJ (de la que acaba de refinanciar 560 millones de euros en bonos), en Texas; la I-77, en Carolina del Norte (de la que posee el 65%, tras invertir otros 70 millones en noviembre); la I-66, en Virginia; así como Autema, A-66 y Ausol en España. También está presente en Bratislava (Eslovaquia). En el ejercicio 2020 recibió 340 millones de euros procedentes de sus principales activos.

Ignacio Madridejos, consejero delegado de Ferrovial desde 2019, resaltó al anunciar el nombramiento de Sacristán que “es un profesional idóneo para hacerse cargo del actual momento de Cintra, pues su experiencia amplia y exitosa en EE UU y Canadá le avalan para dirigir la compañía en esta etapa de recuperación de la normalidad en la movilidad, y considerando que Norteamérica plantea muchas oportunidades para nuestras inversiones”. El plan de infraestructuras de Joe Biden, aún sin aprobar, así lo promete.

Para Sacristán será solo un tramo más de la carretera, en la que prácticamente no ha tenido que coger desvíos: la de Ferrovial.

Su predecesor

Alejandro de la Joya deja el cargo tras dos años, y 30 en total en el grupo. Ignacio Madridejos destacó en su despedida su papel en el proceso de internacionalización de Ferrovial.

Ingeniero de caminos, como Sacristán, De la Joya fue director de construcción internacional y consejero delegado de Agroman antes de dirigir Cintra.