La gran distribución pide que se vacune a sus 2,3 millones de empleados

Exige que se coloquen al mismo nivel que el resto de trabajadores esenciales que no teletrabajan, como personal sanitario o profesores

Trabajador de Mercadona en un supermercado en Valencia.
Trabajador de Mercadona en un supermercado en Valencia.

Las patronales de la distribución y del gran consumo han unido sus voces esta mañana para reclamar al Gobierno que vacune a los 2,3 millones de trabajadores que llevan desde hace más de un año trabajando presencialmente en supermercados, grandes superficies, gran consumo, cooperativas agroalimentarias o fabricantes de bebidas. “En el inicio de la pandemia, el sector del gran consumo se consideró esencial para cumplir la misión de abastecer a los ciudadanos y esa misión se realizó con nota. Y ese carácter esencial exigía una presencialidad en las tiendas, algo que la sociedad ha tenido en cuenta. Lo que echamos en falta es que ese carácter esencial se ponga en los planes de vacunación. Los 2,3 millones de trabajadores tienen que ser un sector esencial para recibir con carácter prioritario las vacunas”, ha resaltado José Maria Bonmatí, director general de Aecoc, una organización que representa a 30.000 empresas de alimentos y bebidas, restauración, textil, gran consumo, ferretería y bricolage o droguería y perfumería.

Conscientes de que la presión sobre la sanidad publica para vacunar está al limite, las patronales presentaron una alternativa. “Planteamos una colaboración público privada, mediante la que la vacunación, una vez que consigamos las dosis, se podría hacer a través de las mutuas de Trabajo y aprovechando los servicios médicos de las empresas, con lo que se lograría descargar a los sistemas públicos de salud”, ha asegurado Javier Millán-Astray, director general de Anged, que representa a 19 de las empresas más representativas de la gran distribución.

¿Cómo encajaría la inclusión de este colectivo entre los prioritarios para la vacunación? El trabajo, tal y como apuntó Bonmatí, le correspondería a las comunidades autónomas, que serían las encargadas de rehacer sus listas. Ignacio García Magarzo, director general de la patronal de supermercados Asedas, señaló que la prioridad debe ser que los trabajadores del gran consumo y la gran distribución sean inmunizados antes de que comience la vacunación por edades. “En la inmunización de sanitarios y docentes ya se han utilizado mutuas. Se trata de incluir a los trabajadores de la gran distribución”

 

Normas
Entra en El País para participar