La Agencia Tributaria pone el ojo en los alquileres no declarados y en la falsa residencia fiscal

Hacienda reforzará la vigilancia sobre el mercado de las criptomonedas y hará uso de herramientas de análisis de datos

Vivienda en alquiler en Madrid.
Vivienda en alquiler en Madrid.

La Agencia Tributaria (AEAT) ha puesto en marcha para la campaña de la renta de 2021 una línea específica de control que pivota sobre ejes como la comprobación de la residencia fiscal hacia los grandes patrimonios que fingen vivir fuera del país, la prevención del fraude tributario y aduanero y la lucha contra los riesgos fiscales derivados de los mercados de activos virtuales, en particular, el de las criptomonedas. Entre otros puntos, Hacienda también ha puesto el ojo sobre los alquileres de vivienda no declarados y sobre la planificación fiscal agresiva.

Las líneas de actuación en el 2021 "son principalmente una continuación de las recogidas en los planes de control tributario de años anteriores, pero se pueden destacar varias novedades", explica Mónica Mayor, asesora fiscal senior de CE Consulting. Por una parte, apunta, hay que tener en cuenta la implantación de nuevos mecanismos de asistencia electrónica y telefónica al contribuyente. Además, hay que considerar la información que se va a extraer por parte de Hacienda de los nuevos impuestos ya en vigor o pendientes de aprobación en el 2021, como son el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales o el Impuesto sobre Transacciones Financieras.

Existen también novedades en relación con la gestión del comercio electrónico y en el pago del IVA de las plataformas de e-commerce. Además, hay que tener en cuenta la ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude, "aunque a fecha de hoy el proyecto de ley aún está pendiente de aprobación. Por último, "este año habrá que poner el foco en la prioridad de adaptación de los procedimientos aduaneros al Brexit".

Residencia fiscal

En el Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2021, publicado a principios de febrero en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Hacienda avisa de que pondrá la lupa sobre los grandes patrimonios que fingen vivir fuera de España para eludir sus impuestos, algo que comprobará mediante herramientas de análisis masivo de datos o "big data".

Entre todas estas actuaciones destaca el control de contribuyentes "deslocalizados" o que fingen vivir en el extranjero, lo que supone la continuación del análisis sistemático de residencia puesto en marcha el pasado año sobre un "amplio colectivo" de personas de alto poder adquisitivo que figuraban como no residentes.

Este análisis con herramienta de "big data" ha permitido a la Agencia obtener indicios que pueden determinar la residencia en España de estos patrimonios (por pasar más de la mitad del año, contar con un centro de interés económico relevante o relaciones familiares), de manera que en 2021 se realizarán los expedientes de comprobación y las consiguientes regularizaciones.

La economía globalizada, prosigue Mayor, ha provocado que sea fundamental que haya un control de cuentas, bienes y activos en el extranjero, así como procedimientos de comprobación de la residencia fiscal tanto de las personas físicas como de las personas jurídicas. "De ahí que vaya a existir una continuación en el 2021 de varias líneas de actuación, como puede ser el control de las rentas obtenidas por artistas y deportistas no residentes que realizan actividades en territorio español".

En cuanto a los grupos fiscales, añade, se prestará especial atención a la correcta compensación de bases imponibles en el impuesto sobre sociedades y al cumplimiento de los requisitos de inclusión en dicho grupo de las distintas sociedades, y con respecto a los grandes patrimonios, se utilizarán herramientas basadas en el análisis de datos para conocer "de forma ágil y eficiente los indicios de residencia, lo que permitirá intensificar actuaciones de control de ciudadanos deslocalizados que dispongan de un nivel relevante de patrimonio o de renta".

Movilidad internacional

En el año del Covid, en el que tanta gente ha cambiado su residencia habitual debido a las restricciones o al auge del teletrabajo, los contribuyentes tendrán que tener en cuenta dónde tienen asentados sus intereses económicos. Así lo recuerda Fernando Bueno, abogado del despacho Goy Gentile. "Hay muchos trabajadores en España que se regresaron a sus países de origen o a otros países donde tenían vivienda y pueden considerarse no residentes fiscales en España", recuerda. Sin embargo, "deben tener cuidado porque pese a no pasar en España más de 183 días, la Agencia Tributaria puede exigirles el pago de sus impuestos por tener en España el centro de intereses económicos. En ese caso, habría que aplicar el Convenio para evitar la doble imposición entre España y el país que correspondiera, a efectos de determinar la residencia fiscal del contribuyente.

En esta línea, Bueno pone el foco en la exención prevista en el artículo 7.p) para aquellos contribuyentes residentes en España que hayan trabajado durante parte del año en el extranjero. "Será bastante común que a quien le pillase el cierre mundial por el Covid fuera de España pretenda aplicarse esa exención, pero se exige que se cumplan unos requisitos bastante estrictos".

Alquileres

La Agencia Tributaria también pondrá la lupa sobre los alquileres no declarados por los propietarios, que según el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) ascienden a cuatro de cada diez. Según recoge el BOE, durante la campaña de 2021 "se procederá al suministro por parte de las comunidades autónomas a la Agencia Tributaria de información sobre las fianzas y contratos de arrendamiento" asociados a la Ley de Arrendamiento Urbanos (LAU). Esta información, prosigue el texto, "permitirá tanto asistir en el cumplimiento de las obligaciones tributarias (tanto del arrendador como del arrendatario), como también la mejora del control de los rendimientos de capital inmobiliario y, en su caso, de las deducciones que puedan aplicarse por estos alquileres".

Los mecanismos de control implantados en el control de inmuebles alquilados durante los últimos años, explica Mayor, tienen como finalidad controlar y comprobar que el arrendador declara en su renta los ingresos recibidos por el alquiler. Cabe destacar que el propietario debe tener en cuenta que, si declara voluntariamente el rendimiento generado por el alquiler (ingresos menos gastos), tendrá una reducción del 60% del rendimiento obtenido en el alquiler de viviendas habituales, y nunca de otros inmuebles como los locales. "Además, esta reducción no es aplicable en el caso de que sea Hacienda quien regularice el rendimiento del alquiler no declarado en la renta, si bien, el Tribunal Supremo en sentencia de 15/10/2020 contradice a Hacienda en esta praxis".

Criptomonedas

El auge de los mercados de activos virtuales, cuya forma más común son las criptomonedas, está generando "ciertos riesgos de fraude fiscal para los sistemas de control tributario estatales", reconoce Mayor. Por tanto, en las líneas de actuación de la Administración en materia de comprobación, procede establecer nuevos mecanismos de control. Entre estos mecanismos, cabe destacar que a partir de 2021 "es obligatorio declarar las criptomonedas como un bien en el extranjero a través de la declaración informativa anual de bienes en el extranjero o modelo 720. También se prevé la futura aprobación de un modelo informativo específico para estos bienes".

Con todas estas medidas, el objetivo de Hacienda es obtener información procedente de diversas fuentes sobre las operaciones realizadas con criptomonedas; sistematizar y analizar la información obtenida, a efectos de facilitar las actuaciones de control de la correcta tributación de las operaciones realizadas y el origen de los fondos utilizados en la adquisición de las criptomonedas; y potenciar la cooperación internacional con el objeto de obtener información sobre las operaciones con criptomonedas y otros activos virtuales.

Control aduanero

Para avanzar en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando se impulsará la inteligencia artificial, el "big data" y la minería de datos en la vigilancia aduanera, especialmente en el Campo de Gibraltar, y se reforzará la colaboración con las autoridades del Peñón en la lucha contra el contrabando de tabaco.

Junto a estas actuaciones, se reforzará el control de los terminales de punto de venta que figuran a nombre de terceros para eludir embargos y continuará la implementación del sistema "NRC online" para controlar los ingresos de los deudores gestionados a través de entidades colaboradoras.

En este ámbito se realizarán actuaciones de comprobación e investigación centradas en los sectores de mayor riesgo tributario. En particular, se prestará especial atención a la manipulación de la documentación adjunta a las declaraciones aduaneras o que permita la aplicación de un régimen suspensivo o exenciones en materia de impuestos especiales o medioambientales, con la finalidad de conocer la realidad de las transacciones más allá de la documentación formal presentada a la Administración tributaria.

Asimismo, continuará la coordinación de las distintas áreas funcionales de la Agencia Tributaria en organizaciones que aúnen la lucha contra el fraude aduanero o de Impuestos Especiales y Medioambientales y la defraudación en otros tributos, en particular en el contexto de tramas de IVA en sectores sujetos también a tributos sobre el comercio exterior, impuestos especiales y medioambientales.

Otros detalles

También cabe esperar, añade Bueno, la apertura de procedimientos de comprobación e inspección debido a la entrada en vigor de la Directiva DAC6, "que obliga a los asesores fiscales a informar a la Agencia Tributaria de las operaciones que puedan considerarse como planificación fiscal agresiva y que se produzcan en el ámbito internacional".

A su vez, la campaña de la renta contará este año con una nueva herramienta que permitirá predecir errores a partir de las declaraciones de años anteriores y advertir de ello al contribuyente para que modifique el borrador, una opción que inicialmente se limitará a equivocaciones en los rendimientos del trabajo, pero que podría ampliarse en el futuro.

El plan también prevé el refuerzo del control del comercio electrónico con el objetivo de acceder a información necesaria de las plataformas para, entre otras cuestiones, identificar a las empresas que venden en España y que por lo tanto tienen que pagar el IVA en el país aunque tengan su residencia fuera.

En 2021 continuarán las personaciones en negocios donde haya indicios de incumplimientos tributarios, con especial atención a los programas informáticos que permiten alterar los registros contables, y se trabajará con asociaciones de autónomos y pymes para calcular los indicadores de actividad económica de cada sector.

Normas
Entra en El País para participar