Es la hora de que Horta-Osório se ponga a podar Credit Suisse

Debe frenar a los 'traders', reactivar la salida a Bolsa del negocio suizo y vender la unidad de gestión de activos

Antonio Horta-Osório, próximo presidente de Credit Suisse.
Antonio Horta-Osório, próximo presidente de Credit Suisse. reuters

Desde la crisis de 2008, ningún presidente de banco ha heredado un lío tan grande como hará António Horta-Osório en Credit Suisse en mayo. Son dos crisis gemelas: Archegos y Greensill.
Aunque la magnitud no está clara, los inversores laminaron el 23% del valor en Bolsa en marzo, lo que equivale a 6.500 millones de euros de pérdidas. Ello podría reducir su CET1 hasta el 10,7%, frente a su objetivo del 12,5%. Podría tener que suspender dividendos y recompras o incluso ampliar capital.

Pero la crisis debería desencadenar reformas necesarias desde hace tiempo. El conjunto de negocios del banco, muchos con escasa relevancia para el núcleo, la banca privada, cotizan con un enorme descuento respecto a la suma de sus partes. Incluso suponiendo que la banca de inversión no tenga ningún valor, el resto de la banca privada, la unidad suiza, la gestión de activos y las divisiones de Asia podrían valer entre todas 32.000 millones, un 41% por encima de la capitalización bursátil actual.

El primer paso es frenar a los traders. Incluso antes de la crisis de Archegos, la banca de inversión solo obtuvo un rendimiento medio del capital del 9% en los últimos tres años. Salir del negocio por completo sería difícil, así que la mejor apuesta es reducirla enormemente. Ello significa reducir la exposición al prime brokerage y al trading de deuda, que no encajan bien con el núcleo de banca privada.

El siguiente paso debería ser reactivar la tan anunciada cotización del negocio nacional suizo. Podría valer 13.500 millones de euros sobre el múltiplo de beneficios medio de 9,7 veces en 2022 para los bancos europeos. Por último, la unidad de gestión de activos sigue siendo de baja escala. Su venta a entidades como UBS o Deutsche Bank le permitiría obtener 2.700 millones.

Estos movimientos reducirían el descuento con el que cotiza Credit Suisse, y dejaría una empresa más delgada centrada en la banca privada, con exposición al rápido crecimiento de Asia.

Sucesivos ejecutivos y presidentes afirmaron que Credit Suisse era exactamente eso. Horta-Osório tiene la oportunidad de hacerlo realidad.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías