Liquidez

Nueve firmas de la Bolsa superan el Covid con una caja de 8.700 millones

Inditex ha reducido su posición neta de caja un 6% en 2020. Alba eleva su posición de ‘cash’ tras varias desinversiones

Nueve firmas de la Bolsa superan el Covid con una caja de 8.700 millones pulsa en la foto

En un año marcado por el Covid-19, con drásticas caídas de la facturación y de los beneficios por el parón de la actividad económica, las empresas cotizadas han logrado salir indemnes y no esquilmar su liquidez. En el conjunto de las cotizadas españolas, las empresas que carecen de deuda financiera neta son una minoría, tan solo hay nueve, una cifra que se va reduciendo lentamente año tras año. A cierre de 2020 solo dos de ellas pertenecen al Ibex: Inditex y PharmaMar. El resto son Corporación Financiera Alba, Técnicas Reunidas, Mediaset, Iberpapel, Zardoya Otis, Miquel y Costas y Naturhouse.

Entre todas ellas suman una posición neta de liquidez de 8.675 millones de euros, lo que representa un nimio 0,1% más que un año antes. Cinco de estas empresas redujeron el año pasado su caja, mientras que otras cuatro lograron elevarla.

El gigante del textil español sigue atesorando la mayor parte de esa liquidez. A cierre de su ejercicio 2020, Inditex mantenía una posición neta de caja de 7.560 millones de euros, y ello pese a que el pasado año redujo esa cifra un 6,2% por el impacto de la pandemia en su cuenta de resultados ante el frenazo de la actividad y el desplome del consumo de los hogares.

Por su parte, PharmaMar, una de las cotizadas recién llegadas al Ibex –entró en la revisión de septiembre del año pasado– logró una caja de 163,46 millones frente a la deuda financiera neta de 60,79 millones registrada el año anterior.

Fuera del Ibex, Corporación Financiera Alba es la empresa que registra una mayor posición de liquidez, 523 millones a cierre de 2020. El vehículo de inversión de la familia March ha elevado su posición neta de caja un 731% con respecto al ejercicio anterior, debido a las desinversiones realizadas. Así, en sus cuentas explica que ejecutó inversiones por 67 millones de euros y vendió activos por 385 millones. Además, en sus últimos resultados consolida sus participaciones en Satlink, Nuadi y Preving por integración global.

Le sigue Técnicas Reunidas, que registra una caja de 196,5 millones, un 47% menos que en 2019. Una caída que la empresa explica que "refleja la evolución del fondo de maniobra, y el retraso de los cobros de clientes motivado por factores ligados al Covid-19".

Mediaset integra junto a Alba, PharmaMar y Naturhouse el grupo de empresas que han logrado elevar su caja. El grupo de medios de comunicación cerró 2020 con una posición neta de liquidez de 123,2 millones, frente a la deuda de 30,2 millones registrada un año antes.

En el caso de Naturhouse, a cierre del año pasado contaba con una posición neta de caja de 11,13 millones de euros aislado el efecto de las rentas del alquiler, frente a los 8,32 millones que logró atesorar el ejercicio previo. Si se tiene en cuenta la norma contable NIIF 19, la empresa presidida por Félix Revuelta tendría una caja neta de 4,24 millones de euros.

Miquel y Costas, con 43,3 millones de liquidez, Iberpapel, con 32,9 millones, y Zardoya Otis, con 21,6, cierran el grupo. En el caso de Iberpapel la empresa explica que durante el año pasado impulsó medidas específicas de optimización de la tesorería que han proporcionado recursos adicionales con los que protegerse de la crisis.

Fuera del club de empresas con caja se mantiene Almirall, que años atrás lograba cumplir sus requisitos. La farmacéutica cerró el ejercicio 2020 con una deuda neta de 392,5 millones, un 62,5% menos que un año antes. Otras dos empresas han quedado fuera este año del ranking: Barón de Ley, que es la diana de una opa de exclusión, que aún debe recibir el visto bueno por parte de la CNMV, de su principal accionista, Mazuelo Holding, a un precio de 109 euros por acción, y Bolsas y Mercados Españoles (BME), adquirida por el grupo suizo Six.

Disciplina para hacer frente a la pandemia

Deberes. Las ­empresas tiraron de férrea disciplina el año pasado para hacer frente a la pandemia y evitar disparar su endeudamiento, como sucedió en la crisis financiera de 2008. Para ello optaron por realizar desinversiones, ampliaciones de capital, por suprimir o congelar la retribución al accionista y por el ahorro de costes para mantener el tipo.

Bajo control. Gracias a esas prác­ticas, las empresas no financieras del Ibex finalizaron 2020 con una deuda neta total superior a los 165.000 millones de euros, ligeramente por debajo que un año antes.

Sin embargo, esa ­contención no fue igual entre los integrantes del selectivo. Telefó­nica, Iberdrola, Na­turgy y Repsol fueron las que más lograron reducir el apalancamiento, en 7.745 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar