Telecos

Blindaje a un mínimo de cinco años de la sede social, de las marcas y de la plantilla

Zegona pone fin a una etapa de seis años en el sector nacional

Sede central de la compañía de telecomunicaciones Euskaltel, en el parque tecnológico de Zamudio, en Bizkaia.
Sede central de la compañía de telecomunicaciones Euskaltel, en el parque tecnológico de Zamudio, en Bizkaia. EFE

El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, destacó ayer las sinergias que saldrán de la unión de su empresa y Euskaltel, si triunfa la opa presentada. Son “muy complementarias”, dentro de “un proyecto de crecimiento”. Spenger ha recordado que el acuerdo con los accionistas actuales estipula que Euskaltel mantendrá su marca y su sede social en Euskadi por un mínimo de cinco años. Cualquier cambio necesitará del apoyo del 90% del capital. MásMóvil tiene una estrategia multimarca porque entiende que la supresión de identidades causa la pérdida de clientes.

Como en otras absorciones, MásMóvil se compromete a mantener o incluso a aumentar el nivel de empleo, ha defendido el CEO de MásMóvil, que puede aportar a su futura filial “una red propia de móvil y la última tecnología de fibra óptica”.

EUSKALTEL 10,94 0,00%

Sobre la complementariedad, Euskaltel aporta sus grandes clientes del mundo empresarial y el nuevo accionista su negocio en el mercado residencial. Spenger considera que Euskaltel puede liderar las iniciativas de todo el grupo en el ámbito empresarial.

Por otro lado, sigue adelante el proyecto de Guuk, la operadora regional que MásMóvil lanzó con otros socios para competir en Euskadi y Navarra, precisamente contra Euskaltel, que había vuelto a promocionar su propio equipo ciclista. Zegona, celebró ayer el “éxito de su estrategia”, ya que apostó la mayor parte de sus recursos en su participada vasca. Zegona, que se juega unos ingresos de 428 millones en la opa, se llegó a disparar un 28% en Bolsa durante la jornada de ayer, alcanzando una cotización de 1,21 libras, unos 1,42 euros.

Desde la corporación recordaron que entraron en el sector de telecomunicaciones en España en 2015 con la compra de la asturiana Telecable, luego adquirida por la propia Euskaltel, de cuyo accionariado pasó a formar parte tras esta operación. “Era una oportunidad para crear valor sustancial, debido al potencial de consolidación” del mercado nacional. La oferta de MásMóvil “nos genera una significativa creación de valor”, según Eamonn O’Hare, presidente y consejero delegado.

Con José Miguel García

Zegona se congratuló de haber colocado a José Miguel García al frente de la operadora vasca. Reordenó el grupo, con despidos y la concentración de actividades, que eliminaron los solapes entre las redes de Euskaltel, Telecable y R. Además, el equipo del consejero delegado extendió el negocio a toda España a través de Virgin Telco.

Por su parte, Kutxabank reiteró que es una “buena operación” para la compañía vizcaína y que contribuirá a su “sostenibilidad futura” al integrarse en un grupo con vocación de crecimiento. El banco, insiste en que “ni buscaba ni necesitaba la opa”. Su desinversión no consolidará en la cuenta de resultados pero sí mejorará su posición de capital al reducir los riesgos de exposición al mercado (y las dotaciones pertinentes). Euskaltel mantiene un 11% entre inversores vascos. Desde José Poza, fundador de Ibercom, germen de MásMóvil, hasta la familia Ibarra Careaga, que a través de su sociedad inversora Onchena es uno de los accionistas de referencia de MásMóvil.

La operadora vasca ha constituido un comité de seguimiento de la opa integrado por consejeros sin conflictos de intereses en la operación de MásMóvil. Euskaltel ha contratado a Citigroup como asesor financiero y a Uría Menéndez como asesor legal.

Fuera de este ámbito empresarial, el Gobierno vasco ve “con buenos ojos” la opa porque “permite ganar músculo en capacidades tecnológicas y en oportunidades de digitalización al conjunto de Euskadi”.

Entre la oposición a la opa, el presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, José Ángel Corres, ex consejero de la operadora vasca, dijo que la operación “no es positiva” para Euskadi. Reprochó al Gobierno vasco la no utilización de su fondo de participaciones para evitar la entrada de MásMóvil. También arremetieron contra la opa de MásMóvil, la patronal vizcaína Cebek y los partidos EH Bildu, Podemos y

Normas
Entra en El País para participar