Servicios

La economía de la suscripción facturará más de 3.000 millones este año en España

España cuenta con más de 29 millones de suscripciones activas a servicios de vídeo, música o cajas de producto. Solo en servicios de vídeo, los españoles gastarán este año más de 1.000 millones

Un usuario selecciona desde un mando a distancia diferentes plataformas de vídeo.
Un usuario selecciona desde un mando a distancia diferentes plataformas de vídeo.

La nueva economía de la suscripción se muestra imparable, con importantes referentes como Netflix, Spotify, Amazon Prime o Apple One, entre otros muchos. Este año facturará en España 3.170 millones de euros, un 28% más que en 2020, y sumará 29,4 millones de suscripciones activas. Así lo indica un informe elaborado por Telecoming, compañía especializada en tecnología de monetización y pago móvil, que destaca que en cuatro años, este mercado crecerá a un ritmo interanual del 27% e ingresará más de 8.100 millones de euros con casi 62 millones de suscripciones activas (+19% de promedio en cuatro años).

El citado análisis revela igualmente que los negocios de suscripción en Europa facturarán este año más de 58.000 millones de euros, un 30% del mercado mundial, que moverá 191.000 millones de euros. España tiene una cuota del 5% en el mercado europeo y en cuatro años escalará a la cuarta posición, con un 7% del total de Europa, sólo por detrás de Alemania, Reino Unido y Francia.

En este escenario y con un 33% de cuota son las suscripciones online de video bajo demanda las que lideran el mercado español, en el que irrumpen con fuerza las propuestas multiservicio (26%) y las cajas de producto (19%) y nuevos segmentos como bienestar y deporte o la movilidad como servicio.

Cyrille Thivat, CEO de Telecoming, asegura que la economía de la suscripción, impulsada por las nuevas tecnologías, es una tendencia global en la comercialización de servicios y productos. "Este modelo de ingresos recurrentes es un modelo disruptor porque cambia la relación de las marcas y sus clientes. Cada vez son más las empresas que ven en este modelo una oportunidad de crecer de forma sostenida y nuevos actores se incorporan al escenario. En algunos sectores, como el transporte, implicará una auténtica revolución”, resalta.

Para Thivat una de las principales ventajas de la economía de la suscripción es que el usuario olvida el pago, pues lo reduce a un único momento de decisión o compromiso. "Y en este punto, las tecnologías de pago one-click, como el pago móvil a través de la factura del operador, se convierten en herramientas de adquisición de clientes".

El informe de Telecoming también revela que la industria del vídeo bajo demanda es la gran fuente de ingresos del modelo de economía de suscripción (33% del mercado español), impulsado por las grandes plataformas de contenidos. Este sector facturará en España algo más de 1.000 millones de euros este año y crecerá en promedio un 20% para superar los 2.000 millones de euros en 2025.

A nivel de penetración en el entorno europeo, España está a la cabeza en la suscripción a servicios de vídeo, con un 55% de hogares suscritos en 2021, sólo por detrás de Portugal (56%). Este liderazgo se mantendrá en 2025 (86% de hogares con suscripciones activas a vídeo bajo demanda en España), muy por delante de otros mercados como Noruega (20% en cuatro años) o Países Bajos (29%), continúa el análisis.

El podcast cobra protagonismo

Las suscripciones a servicios de música en España representan un 3% del total europeo, lo que sitúa al país en el sexto lugar dentro de los países de nuestro entorno. Con un crecimiento medio del 5% en los próximos cinco años, los ingresos para esta industria vía suscripción pasarán de 314 millones de euros en 2021 a 366 millones en 2025. El podcast cobra cada vez más protagonismo y facturará más de 117 millones este año en España (156 millones en 2025), lejos de otros países del entorno como Alemania, donde los usuarios se gastarán este año más de 418 millones en suscripciones a servicios de podcast.

La economía de la suscripción se ha revelado como un modelo idóneo para impulsar también la venta de bienes físicos y servicios, según subraya el informe, que destaca la movilidad como servicio (MaaS) junto a las cajas de productos como dos vías para empujar esta economía en España. "La movilidad como servicio es un modelo todavía en fase incipiente y deberá ganarse la confianza del usuario para justificar sus beneficios como alternativa al transporte público o a la compra convencional", apunta el informe. Sin embargo, estima que la facturación de MaaS vía suscripciones rondará ya este año los 16,8 millones de euros, frente a los 5 millones de 2020.

La cifra se prevé que suba hasta los 700 millones en cuatro años, lo que supone un aumento promedio del 163%. Su cuota en el mercado digital de la suscripción pasará del 0,5% actual al 8,6% en 2025. "Estas nuevas categorías experimentarán importantes incrementos en los próximos años, tanto en el número de suscripciones como en el valor medio de las ventas, según se vayan implantando a gran escala y favorecidos por cambios demográficos y socioeconómicos, en los que el uso y disfrute se imponen al sentido de la propiedad", destacan desde Telecoming.

Normas
Entra en El País para participar