Plataforma social

Telegram capta más de 845 millones a través de la venta de bonos para impulsar su crecimiento

La operación incluye una inversión combinada de 127 millones de euros de Mubadala Investment y Abu Dhabi Catalyst

Logo de Telegram en un móvil.
Logo de Telegram en un móvil.

Telegram ha recaudado más de 1.000 millones de dólares (uno 845 millones de euros) a través de la venta de bonos a múltiples inversores, según ha informado este martes el cofundador de la aplicación de mensajería Pavel Durov. “Esto permitirá a Telegram continuar creciendo globalmente y mantenerse fiel a sus valores y a su independencia”, añadió el directivo.

La compañía ha obtenido como parte de la operación 150 millones de Mubadala Investment Company y Abu Dhabi Catalyst Partners (75 millones de cada uno), pero se desconoce quién son el resto de inversores. Durov se limitó a decir que la lista incluía a “algunos de los mayores y más experimentados inversores del mundo”. Durov precisó que los fondos captados permitirán apoyar la “estrategia de monetización” de la empresa anunciada en diciembre.

La aplicación, que compite con WhatsApp, indicó entonces que iba a lanzar servicios de pago a partir de este año para financiar su crecimiento, tras fracasar una ronda de financiación y un proyecto de moneda virtual, informa AFP. La empresa planea introducir anuncios en su plataforma, aunque ha prometido no hacerlo en los chats.

La operación se produce después de que la aplicación haya disparado su número de usuarios, al igual que Signal, después de que WhatsApp anunciara que compartiría más datos con su matriz Facebook lo que provocó preocupación en muchos usuarios sobre la privacidad de sus datos. Telegram anunció que había logrado 25 millones de usuarios nuevos en pocos días, lo que le ha llevado a superar ya los 500 millones de usuarios activos mensuales. "La base de usuarios de Telegram ha alcanzado una masa crítica que la coloca entre los gigantes tecnológicos globales", señaló Faris Sohail Faris al-Mazrui, ejecutivo de Mubadala, en un comunicado recogido por Reuters.

La cara negativa de ese crecimiento es que Telegram se enfrenta a un aumento de los gastos en equipos y ancho de banda, según un artículo de The Wall Street Journal, quien señala citando a fuentes anónimas que la plataforma de mensajería deberá reembolsar 700 millones de dólares a acreedores a final de abril. Un reembolso que parece tener que ver con los fondos que la compañía había obtenido para lanzar una plataforma blockchain para descentralizar y monetizar el servicio de mensajería, y que los reguladores de EE UU le echaron para atrás.

Telegram, fundada en 2013 por los hermanos Pavel y Nikolay Durov (creadores también de la popular red social rusa VKontakte, conocida como la Facebook rusa), parece haber sobrevivido durante todo este tiempo con el dinero obtenido por sus fundadores de la venta de Vkontakte, por la que obtuvieron unos 300 millones de dólares, según diferentes fuentes.

La compañía, que acaba de estrenar los chats de voz tras el éxito de Clubhouse, siempre ha defendido que prioriza la seguridad a la colaboración con las autoridades, lo que le ha valido tentativas de bloqueo en varios países, como Rusia. La plataforma, que ya tiene su sede en los Emiratos Árabes Unidos, planea, según Reuters, abrir una nueva oficina en Abu Dhabi con la nueva inversión.

Según TechCrunch, Telegram habría rechazado ofertas de inversión para tomar que valoraban hasta en 40.000 millones de dólares la plataforma, pero los fundadores no parecen estar dispuestos a entregar una participación de la empresa a cualquier socio. Y la opción de la deuda, a través de bonos convertibles antes de una posible salida a Bolsa de la compañía para 2026, parece que es la vía elegida para financiar su crecimiento.

Normas
Entra en El País para participar