La fusión de trenes americana tendrá que hacer larga escala en Washington

Canadian Pacific y Kansas City Southern prometen mucho crecimiento, lo cual debería atraer la atención antimonopolio

Patio de ferrocarril de Canadian Pacific en Port Coquitlam (British Columbia, Canadá).
Patio de ferrocarril de Canadian Pacific en Port Coquitlam (British Columbia, Canadá). reuters

Canadian Pacific ha acordado la compra de Kansas City Southern por 25.000 millones de dólares para crear la primera ruta ferroviaria totalmente norteamericana, de Vancouver a Ciudad de México. Las empresas anuncian prometedoras perspectivas de crecimiento, el tipo de publicidad que debería atraer la atención de Joe Biden.

El valor de mercado de Kansas City Southern se ha duplicado con creces en un año, superando de sobra al S&P 500. Eso sin contabilizar la prima del 23% que va a pagar Canadian Pacific en efectivo y acciones. El acuerdo valora el objetivo a más de 17,5 veces el ebitda previsto para 2021, notablemente más que las 14 veces de Union Pacific.

Canadian Pacific puede justificarlo con un fuerte aumento de los ingresos previstos. Calcula que tres cuartos de los 780 millones de sinergias anuales provendrán de los ingresos. Necesitará cada dólar para compensar los 5.000 millones de valor que acordó dar a los accionistas de Kansas City. Ojo: este tipo de beneficios suele provenir de exprimir más a los clientes subiendo los precios, por ejemplo, y dejándoles pocas alternativas.

Los trenes no tienen un gran historial de fusiones y monopolios. La necesidad de una gran infraestructura es una gran barrera de entrada. Fue el control de John D. Rockefeller sobre los ferrocarriles lo que llevó a la disgregación de Standard Oil. Este acuerdo con Canadian Pacific no es eso, por supuesto, en parte porque ahora hay autopistas. Y aunque otras empresas, como Union Pacific y Burlington Northern Santa Fe, tienen rutas similares, ningún operador atraviesa completamente el continente.

Pero las cadenas de suministro son objeto de un examen más minucioso estos días, y la compañía combinada sería la segunda del norte de la frontera de EE UU en poseer una red que atraviese el corazón del país. Canadian Pacific podría estar dispuesta a hacer concesiones para apaciguar al Consejo de Transporte de Superficie, pero es probable que el Comité de Inversiones Extranjeras también eche un vistazo. Dados todos los significativos problemas de competencia, es importante que Washington no se vea arrollado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías