Infraestructuras

Los transportistas irán a por la devolución de los peajes en Gipuzkoa tras fallo favorable del Supremo

Esperan la reclamación en masa de las tasas pagadas en 2018 y parte de 2019 tras ser calificadas de discriminatorias

Un camión pasa bajo uno de los pórticos de cobro de peaje de Bidegi.
Un camión pasa bajo uno de los pórticos de cobro de peaje de Bidegi.

Las empresas de transporte de mercancías por carretera vuelven a la carga contra el sistema de peajes en las autovías de Gipuzkoa. Y lo hacen tras ganar una importante batalla judicial.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, en fallo del 18 de febrero, ha desestimado los recursos de casación interpuestos por las Juntas Generales y la Diputación de Gipuzkoa, y confirma la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que declaraba nula la Norma Foral 7/2016. Esta última impuso un canon obligatorio a los vehículos pesados que circulan por distintos tramos de la N-I (Madrid-Irún) y la A-15 (Autovía Navarra a Guipúzcoa). De nuevo se vuelve a hablar de norma discriminatoria.

Con el fallo en la mano, el Departamento de Mercancías del Comité Nacional del Transporte por Carretera afirma que quedan sin efecto todos los pagos realizados por los transportistas durante la vigencia de esa regulación. Esto es entre el 9 de enero de 2018 y el 14 de mayo de 2019, animando a reclamar el reembolso de los peajes pagados más los intereses.

El comité de transportistas confía en que la empresa pública gestora de los peajes, Bidegi, y la Diputación Foral de Gipuzkoa “den todo tipo de facilidades para que los administrados puedan recuperar el dinero que les fue ilegalmente cobrado”.

De forma paralela, la patronal del transporte urge a las Juntas Generales de Gipuzkoa la derogación de la Norma Foral 6/2018, que fue dictada en sustitución de la norma de 2016. En ese caso, critica el colectivo, se reprodujo “el mismo sistema ilegal y discriminatorio de cobro al transporte de mercancías”.

Contra esa actualización también hubo sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en mayo de 2020, estando pendiente aún el recurso de casación. “Es de esperar de las instituciones públicas un comportamiento racional y honesto, cuando por dos veces se ha rechazado por los tribunales el sistema establecido”.

Bidegi estudiará las reclamaciones, pero va a mantener el peaje en la N-1 y A-15 mientras siga en pie la regulación de 2018. La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ha señalado que la Diputación de Gipuzkoa “seguirá acatando el mandato y cumpliendo con la actual norma foral, por lo que los peajes en Gipuzkoa seguirán vigentes”. También ha subrayado “la falta de consideración” del tribunal hacia el Dictamen favorable de la CE sobre el sistema de tarificación.

La sentencia del Tribunal Supremo podría desincentivar iniciativas regionales de pago por uso en estudio en territorios como Navarra. El sector del transporte también está alerta contra cualquier iniciativa de peaje blando en autovías que pueda surgir en el entorno del Ministerio de Transportes.

Inversión con cargo al pago por uso

Bidegi es la sociedad foral gestora de las autopistas AP-1/AP-8 y AP-1 en sus tramos guipuzcoanos. También se encarga de la implantación del sistema de cobro en la N-I y la ejecución de las obras del tramo Antzuola-Bergara de la GI-632 que completará la denominada rotonda de Gipuzkoa. La compañía fue creada por la Diputación Foral de Gipuzkoa en junio de 2003, cuando la hasta entonces, AP-1/AP-8, única autopista que cruzaba desde Behobia hasta Bilbao los territorios de Gipuzkoa y Bizkaia, revirtió a las dos diputaciones forales.

A día de hoy se ocupa del mantenimiento de la AP-1/AP-8 y la ejecución de la nueva AP-1, el segundo cinturón de Donostia-San Sebastián y la construcción de los terceros carriles desde Irún hasta Orio de la AP-1/AP-8 entre otras. Sus inversiones son financiadas a través de los los ingresos que generan las dos autopistas.

Normas
Entra en El País para participar