Infraestructuras

ACS se sube con nuevos contratos a la ola inversora de Australia

Gana cuatro obras en la semana con filiales de Cimic por 334 millones de euros

Obras de rehabilitación de la línea ferroviaria Gippsland, en el Estado australiano de Victoria.
Obras de rehabilitación de la línea ferroviaria Gippsland, en el Estado australiano de Victoria.

La envidiable situación sanitaria en Australia, tras meses de restricciones durante 2020, y su apuesta por la inversión en infraestructuras para superar la crisis, apuntan hacia un mayor ritmo de licitación y adjudicación de proyectos de obra civil. Y ACS vuelve a ser uno de los principales actores en la contratación. Distintas filiales han firmado esta semana cuatro obras por un total de 513 millones de dólares australianos (unos 334 millones de euros).

Su firma de procesamiento de minerales Sedgman y la constructora CPB Contractors anunciaron el viernes dos contratos en Queensland por 100 millones de dólares australianos (65,1 millones de euros). La primera construirá un sistema de recuperación de aguas y gestión de productos químicos en la mina Byerwen, explotada por QCoal. CPB, por su parte, ejecutará la segunda fase del colegio Yarrabilba, en el que ya se encargó de la primera fase por encargo del Departamento de Educación de Queensland. Ambas obras serán completadas en 2022.

Otra de las subsidiarias australianas, UGL, figura en el consorcio que modernizará la línea ferroviaria Gippsland, en Victoria. La actuación, promovida por Rail Projects Victoria, debería comenzar en unas semanas y los ingresos esperados por UGL ascienden a 124 millones de dólares australianos (81 millones de euros).

En este caso, el contrato contempla mejoras en la plataforma, vías, señalización o en los pasos a nivel. La adjudicación viene de diciembre de 2020, cuando la propuesta de UGL fue seleccionada como oferta preferente. El proyecto debe estar concluido a finales de 2022.

De mayor volumen económico, hasta los 289 millones de dólares australianos (188 millones de euros), ha sido el proyecto que CPB se ha apuntado, también en Queensland, para rehabilitar la autovía Bruce Highway. El contrato incluye la remodelación de los enlaces con carreteras comarcales a lo largo de 18 kilómetros y la mejora de 19 puentes. La carga de trabajo alcanza hasta 2024.

ACS debe al mercado australiano el 15% de sus ventas globales, con 5.389 millones de euros en 2020. La cifra sufrió una caída del 26% debido a la ralentización en las adjudicaciones y la devaluación del dólar australiano frente al euro. La cartera de proyectos australianos es de 17.724 millones, una cuarta parte del colchón de actividad de todo el grupo.

Palanca de impulso

El Gobierno australiano anunció a mediados de 2020 que iba a acelerar 15 proyectos de infraestructuras por valor de 72.000 millones de dólares australianos. Las distintas Administraciones también acordaron reducir a la mitad el tiempo de tramitación de las licitaciones. Nueva Gales del Sur, Australia Occidental, Victoria o Australia del Sur tienen ambiciosos planes de inversión en este campo hasta 2024.

Normas
Entra en El País para participar